Chivas y sus estrellas fugaces

La posible salida del Gullit Peña se suma a la de otros jugadores que llegaron como figuras a Chivas y terminaron por decepcionar con sus actuaciones, tanto a directiva como a aficionados

Carlos Peña
Carlos Peña (Mexsport)

Ciudad de México

La probable salida de Carlos Gullit Peña a Querétaro se asemeja al fracaso de otros jugadores con gran cartel, que llegaron al conjunto tapatío con la ilusión de ganar títulos para el equipo, pero con sus pobres números y el bajo rendimiento mostrado a la hora buena, terminó por dejarlos sin posibilidades en Chivas y con la necesidad de emigrar a otros clubes para poder tener una mayor cantidad de minutos en la cancha.

El Gullit se convirtió en uno de los mejores ‘10’ del futbol mexicano mientras estuvo en León. Consiguió el ascenso bajo el mando de Gustavo Matosas y ya en Primera División, obtuvo el bicampeonato con el conjunto del Bajío, títulos que le dieron la oportunidad de ir al Mundial de Brasil y posteriormente, para el Clausura 2016, ser contratado por Jorge Vergara como jugador de Chivas.

Su llegada a Guadalajara fue una de las mejores contrataciones del Draft para el Clausura 2016; sin embargo, el tiempo demostró lo contrario. Durante su primer torneo, los números no fueron malos, tuvo participación en todos los encuentros de la fase regular y marcó siete goles, además de conseguir la Supercopa Mx contra Veracruz, pero quedaba la sensación de que podía dar más.

En el Torneo Apertura 2016, el rendimiento de Carlos Peña no fue el esperado por la directiva y por la afición, solo cuatro partidos como titular y un tanto en el Clásico frente al América.

Como jugador de Chivas, el Gullit tuvo algunos chispazos que le permitieron llegar en dos ocasiones a la selección, pero cuando más se le necesitó no apareció y sus horas en Guadalajara parecen estar contadas.

Casos como el de Peña ya han ocurrido durante la era de Jorge Vergara como dueño de Chivas, jugadores que llegan con un gran nombre y que al momento de aterrizar en el conjunto tapatío terminan siendo como estrellas fugaces, con algunos destellos, pero pasan tan rápido por el club que no alcanzan a brillar el tiempo necesario.

ESTRELLA SIN BRILLO

El actual jugador de Celaya, Ángel Reyna, llegó a Chivas para el Apertura 2014, con la consigna de convertirse en el elemento que pudiera crear oportunidades de gol para ayudar al equipo a ser de los mejores de la Liga y meterse Chivas y sus estrellas fugaces La posible salida del Gullit Peña se suma a la de otros jugadores que llegaron como fi guras a Chivas y terminaron por decepcionar con sus actuaciones, tanto a directiva como a aficionados en la pelea por el título. Su paso por Veracruz, Pachuca y sobre todo en América donde llegó a ser campeón goleador del futbol mexicano, lo llevaron a ser uno de los futbolistas más deseados. Sin embargo, en Guadalajara no pudo destacar en la cancha y sí fuera de ella. Reyna solo tuvo participación en 24 de 51 juegos en tres torneos (47%), y anotó un gol.

LA DESAPARICIÓN DE ALDO

Después de tener números envidiables con Rayados de Monterrey, Aldo De Nigris llegó a Chivas para el Apertura 2013 en la búsqueda de un delantero goleador que regresara a la Liguilla al equipo que en aquel entonces dirigía Benjamín Galindo. Cuatro torneos son los que estuvo De Nigris en el conjunto de Guadalajara, vio actividad en 47 partidos de Liga (69.1%) y marcó solo siete goles. Al final, el atacante terminó por desaparecer en la Liga y tuvo que regresar a Monterrey, en donde no ha vuelto a lucir.

LAS LESIONES LO ACABARON

Con una buena participación en Morelia y su llamado a selección nacional dirigida por Ricardo La Volpe, Rafael Márquez Lugo arribó a Chivas en el Apertura 2012 por más de 10 millones de dólares. Su participación durante tres años no fue mala, participó en 51 partidos y marcó 21 tantos, pero las lesiones no le permitieron tener la continuidad que buscaba, y antes de que terminara el Clausura 2015 tuvo que anunciar su retiro de las canchas debido a que no logró recuperarse de tres operaciones en la rodilla. Esta fue la triste historia de otro jugador que llegó con gran papel, pero que en esta ocasión, las constantes lesiones no le permitieron brillar como se esperaba.

EL COMIENZO DEL RETIRO

Luego de ganarse la confianza de La Volpe en Monterrey, Vergara llevó como refuerzo para el Clausura 2009 a un goleador consolidado como Jared Borgetti, pero en ese momento, ya comenzaba el camino al final de su carrera. Estuvo en el conjunto rojiblanco solo seis meses, vio actividad en 13 partidos, siete de Liga y seis de Copa Libertadores, en ninguno marcó. Un año después, anunció su retiro del futbol profesional.

No solo estos jugadores tuvieron un paso fugaz por Chivas, otros tantos como Aarón Galindo, Carlos Ochoa, Juan Pablo Rodríguez, Omar Arellano, entre muchos más, llegaron con una gran carta en la era Vergara, pero no pudieron dar a la afición lo que más espera: títulos.

Son estrellas que brillan en otros clubes, pero a la hora de llegar a Guadalajara, la velocidad con la que pasaron solo dejó algunos destellos que no les permitieron reflejar todo su esplendor. Gullit podría unírseles pronto.