Una fiesta se vivió en el entrenamiento de Chivas

Unos 400 aficionados, muchos de ellos foráneos, aprovecharon los últimos días de vacaciones para presenciar a su Rebaño previo al duelo ante Pumas.

Al finalizar el entrenamiento, los seguidores del Rebaño enloquecieron en su intento con obtener un autógrafo o fotografía
Al finalizar el entrenamiento, los seguidores del Rebaño enloquecieron en su intento con obtener un autógrafo o fotografía (Cortesía)

Guadalajara

Una verbena popular se vivió este jueves en el entrenamiento de Chivas. Unos 400 aficionados, muchos de ellos foráneos, aprovecharon los últimos días de vacaciones para presenciar a su Rebaño previo al duelo ante Pumas.

Las gradas de Verde Valle lucieron repletas con aficionados rojiblancos, quienes hicieron de la práctica una fiesta.

Al finalizar el entrenamiento, los seguidores del Rebaño enloquecieron en su intento con obtener un autógrafo o fotografía.

Los gritos aparecieron en la reja del estacionamiento al momento que Ramón Morales comenzó a atender a los seguidores.

Hasta un Fraile proveniente de Tala, Jalisco, acaparó las miradas al observar a Chivas con su túnica café.

El portero Toño Rodríguez fue de los pocos futbolistas que atendió a los aficionados, quienes le lanzaron playeras, gorras, banderas y hasta tenis para obtener su firma.