Reventa al rojo vivo por el Clásico Nacional

Algunos anunciaban los chivabonos de las zonas baja y alta, que comercializaban desde 500 hasta en 800 pesos.


Además de vender banderas y muñecos, algunos sujetos revenden boletos.
Además de vender banderas y muñecos, algunos sujetos revenden boletos. (Milenio)

Guadalajara

Evadir los filtros de seguridad no fue tarea difícil para los revendedores, que horas antes del partido se acomodaron en distintos puntos de avenida Vallarta, los primeros de ellos a 500 metros del primer filtro de seguridad en avenida Aviación.

Algunos escondían su mercancía entre volantes publicitarios. Otros menos inhibidos anunciaban a garganta pelada los chivabonos de las zonas baja y alta, que comercializaban desde 500 hasta en 800 pesos.

Por Aviación, a escasos metros de los elementos de seguridad que revisaban aleatoriamente los autos y recomendaban a los automovilistas tener boletos en mano, algunos otros revendedores hacían su agosto.

El congestionamiento vial por las arterias principales fue intenso desde dos horas antes del inicio del partido. Las revisiones exhaustivas en el interior del estadio hicieron más lento que de costumbre el acceso a las gradas, por lo que cientos de aficionados lograron entrar cuando ya el América había puesto dos goles en el marcador.