Chivas necesita que América y Atlas ganen

Para que el Rebaño siga escalando posiciones en la tabla de cocientes, necesita que sus rivales acérrimos den cuenta de Leones Negros y Veracruz

El 'Cubo' Torres festeja su anotación con sus compañeros
El 'Cubo' Torres festeja su anotación con sus compañeros (Mexsport)

Guadalajara

Contrario a la rivalidad que existe por parte del Guadalajara ante Atlas y América, hoy pueden verse beneficiados de que ambos rivales ganen y así, ayudarles en la lucha por el no descenso. América recibe a Leones Negros y Atlas al Veracruz.

Chivas se encuentra en la posición 16 de la tabla de cocientes y para subir un puesto más no sólo necesita ganar su partido a Monterrey, sino que Atlas de cuenta de los Tiburones, para así rebasar a los jarochos y llegar al puesto 15 del descenso.

Desde hace dos jornadas el Rebaño ha tenido la oportunidad de pasar sobre Veracruz y alejarse del descenso, pero no lo hicieron pues en el duelo directo ante los escualos empataron y la semana pasada, que dieron la sorpresa de ganar al entonces líder Cruz Azul, Veracruz hizo lo propio al golear a Toluca y se mantuvieron en las mismas posiciones.

Esta jornada Chivas enfrenta a un rival que ha perdido todos sus partidos de visitante, Monterrey; y si los tapatíos hacen valer las estadísticas, que además lo mantienen como invicto en casa desde que José Manuel de la Torre está al frente, llegarán a un cociente de 1.0967, cifra aún debajo de la que Veracruz tiene de 1.1034; por lo que también necesitan la combinación de resultados que le den una derrota a los jarochos en manos de Atlas para que caigan a 1.0847 y por fin rebasarlos.

Otro de los rivales de quien pueden escapar, es de Leones Negros, conjunto que se encuentra en el último lugar de la tabla de cocientes y que visita al América en el Estadio Azteca.

Las Águilas no pierden como local este torneo y si vencen a los melenudos, la Universidad de Guadalajara se hundirá más con un cociente de 0.8400.

Chivas tiene que hacer su tarea pero la última palabra no está en sus manos esta semana y tendrán que esperar que los “odiados”, le echen una mano.