Afición de Chivas se queda con las ganas

Respondieron al partido contra un rival directo en el descenso pero su equipo se enfrió en el terreno de juego y los dejó sin alegría.


El gol no llegó y lo único que calentó las gargantas de los espectadores, fueron las decisiones arbitrales en contra del Rebaño.
El gol no llegó y lo único que calentó las gargantas de los espectadores, fueron las decisiones arbitrales en contra del Rebaño. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

El primer partido de cuatro de la promoción que Chivas lanzó para asistir al Clásico contra América, contra un rival directo en el tema del descenso, pero el Estadio Omnilife no se llenó en el partido ante Veracruz; aunque los 30 mil 632 aficionados que hicieron una buena entrada, empujaron al Rebaño pese a que por momentos, el conjunto visitante enfrió el ánimo del estadio.

La tarde nublada y el frío no ahuyentó a los aficionados que acudieron al encuentro, pero poco a poco el equipo visitante enfrió el ambiente, pues apenas al minuto 3, perforaron la red pero la acción se invalidó, la jugada dejó efecto en el ambiente. Los Tiburones se quitaron rápidamente la presión del estadio de encima.

Veracruz no llegó solo a la cita contra el descenso, su afición también hizo un viaje desde el Puerto, ya que al estadio llegaron cinco autobuses con Tiburones que apoyaron a su equipo desde una de las cabeceras del inmueble, cerca de 200 espectadores.

El visitante comenzó a adueñarse del terreno de juego, que la afición rojiblanca silenció por momentos, tanto que la mínima cantidad de veracruzanos en el estadio comenzaron a escucharse coreando “oles”, cuando su equipo paseaba el balón sin que Chivas los detuviera.

Pero el Rebaño no puede quejarse de apoyo, porque quienes no callaron fueron las barras rojiblancas, las cuales cantaron durante todo el partido para empujar a su equipo que era rebasado en futbol.

Poco a poco la afición rojiblanca se metió de nuevo con su equipo y entendió como se juega contra un descenso, apoyando a su equipo durante el partido, empujando en la segunda mitad para que Chivas buscara el gol y siendo hasta el final, que expresaron su descontento con el resultado.

Al final el gol no llegó y lo único que calentó las gargantas de los espectadores, fueron las decisiones arbitrales en contra del Rebaño. La noche cayó y el frío del futbol de Chivas llegó a las tribunas, para que cientos de aficionados abandonaran el inmueble antes del final del partido.