Los argentinos no brillan con Chivas

En los últimos 25 años, cinco estrategas pamperos han desfilado por el banquillo rojiblanco

De izquierda a derecha: La Volpe, Oswaldo Ardiles, Óscar Ruggeri y Carlos Bustos
De izquierda a derecha: La Volpe, Oswaldo Ardiles, Óscar Ruggeri y Carlos Bustos (Mexsport)

Guadalajara

Con la llegada de Matías Almeyda en sustitución de José Manuel de la Torre, Chivas volverá a experimentar con una fórmula que no le ha brindado los mejores resultados.
 
El equipo más mexicano del país volverá a echar mano de un técnico argentino como el Pelado, quien intentará mejorar los números que sus paisanos dejaron en el pasado.
 
En los últimos 25 años, cinco estrategas pamperos han desfilado por el banquillo rojiblanco, heredando pobres resultados, siendo sustituidos de manera temprana e incluso, en medio de la polémica.
 
Ricardo Antonio La Volpe arribó al redíl para comenzar la temporada 1989-1990. El paso del Bigotón fue bastante deslucido al dirigir únicamente 14 juegos, consiguiendo dos victorias, cinco empates y siete derrotas. Fue sustituido para la fecha 15 por Arpad Fekete.
 
Pero La Volpe volvió al Rebaño 25 años después. En el Clausura 2014, sustituyó a José Luis Real en la parte final del torneo, donde logró una victoria, un empate y dos derrotas. Salió del equipo en medio de un escándalo, señalado de acoso sexual por parte de la podóloga del club.
 
Justo en la temporada 89-90, la que marcó la primera etapa de La Volpe al frente de Chivas, llegó Miguel Ángel López en la recta final de la misma. El Zurdo fue presentado para la jornada 25 y en 14 juegos cosechó cinco victorias, siete empates y dos derrotas, que no fueron suficientes para clasificar.
 
Miguel Ángel López recibió el voto de confianza y permaneció en Chivas para la siguiente campaña. El argentino llevó al Rebaño hasta las semifinales donde fueron eliminados por América. En fase regular, sumó 12 victorias, 21 empates y nueve derrotas.
 
Tras la exitosa era de Alberto Guerra, la entonces promotora deportiva Guadalajara apostó a la llegada de Oswaldo Ardiles, ex campeón argentino en el Mundial de México 1986.
 
Pero la era de Ardiles en Chivas apenas duró 10 juegos, donde logró tres victorias, cuatro empates y tres derrotas. Su lugar fue ocupado por el holandés Leo Beenhaker.
 
Tras dirigir al América, el Cabezón Óscar Ruggeri fue contratado por el Guadalajara en el Verano 2001. El argentino llegó para la fecha 11 y logró cuatro victorias, dos empates y una derrota, números que le sirvieron para continuar en la institución.
 
En el Invierno 2001, ya dirigiendo desde un principio, el timonel pampero llevó al Rebaño hasta los cuartos de final donde fue eliminado por Toluca. En fase regular, el Guadalajara culminó séptimo de la tabla producto de seis victorias, ocho empates y cuatro derrotas.
 
Ruggeri permaneció en la institución para el Verano 2002, pero sus cinco victorias, siete empates y seis derrotas (23 puntos) no permitieron a Chivas calificar, lo que marcó su salida del equipo al finalizar la campaña.
 
Con la llegada de Rafael Puente a la directiva rojiblanca, Carlos Bustos recibió la oportunidad de dirigir al chiverío. Pero el argentino sólo estuvo al frente del equipo 11 juegos, donde logró dos victorias, cuatro empates y cinco derrotas.
 
Ahora, el turno es para Matías Almeyda, quien logró ascender a River Plate a la primera división argentina, y posteriormente dirigió al Banfield.