Chivas, el salto de calidad

Como en la temporada 1986-87, el Rebaño Sagrado está en la ruta de consolidar su liderato en el Clausura para luego buscar el campeonato; dos jugadores históricos opinan sobre el gran momento que pasan.


Matías Almeyda
Matías Almeyda, entrenador de las Chivas, en un partido de Liga. (Iván López)

Guadalajara

El liderato que el Guadalajara de Matías Almeyda ha sostenido durante dos semanas es una muestra de que todavía se puede ser competitivo en una Liga Mx llena de futbolistas extranjeros.

Chivas comanda el Torneo Clausura 2017, registra 20 puntos, uno más que los Rayados del Monterrey, Xolos de Tijuana y Tuzos del Pachuca, equipos con un plantel con más de la decena de jugadores no nacidos en el territorio nacional; pero esta gesta de los muchachos del Pelado Almeyda no es la primera en la historia rojiblanca. En la novena estrella que se consiguió en la temporada 1986-87 también el Rebaño Sagrado fue el líder general de la competencia y no solo eso, sino que además resultó campeón luego de vencer en el estadio Jalisco al Cruz Azul.

Con 55 puntos, los pupilos de Alberto Guerra amarraron el liderato de la competencia, escoltados por los cementeros, con 54 unidades, y América fue tercero con 53; fue un torneo largo, de aprendizajes, donde los rojiblancos llevaron a sus vitrinas la novena Liga.

Sobre esa gesta, en la que se demostró que la maldición del líder general no existe, hablaron dos referentes, Demetrio Madero y Javier Zully Ledesma, quienes charlaron con La Afición sobre los detalles que culminaron con Quirarte levantando el trofeo y dando la vuelta olímpica en el Jalisco.

“Creo que más que hablar de mística, que es medio complicado, creo que era buen grupo y, sobre todo, que Guerra fue llevando un equipo hasta esa temporada, porque no es nada más decir que en la 1986 y 1987 fuimos líderes y campeones, la cosa es que Guerra traía un trabajo desde la temporada de 1982 y 1983, fue armando el equipo de atrás para adelante y cambiando jugadores, hasta conseguir armar un buen grupo, que entendiera la idea de Alberto y, sobre todo, con convicción de lo que Guerra nos transmitía, esa es la explicación de porqué fuimos líderes y los campeones. Fue un trabajo de tres años, que culminó con el título. El liderato fue algo que se fue dando, pero al final se logró el título”, explicó Demetrio Madero.

El Zully Ledesma, el ídolo de multitudes en la década de los 80 al recordar esos años, también otorgó todo el crédito al entrenador Guerra, porque le dio un estilo definido a su conjunto.

“En ese torneo, lo que recuerdo, es que se armó un gran plantel, con incorporaciones importantes como Benjamín Galindo, Guillermo Wendy Mendizábal, que le vinieron a dar al equipo mucho equilibrio y, sobre todo, una dosis de peligro con Galindo. Como locales no perdimos un solo partido, excepto contra Cruz Azul; la Final se las ganamos a ellos. Como locales nos fue bastante bien, conseguimos una buena cantidad de goles a favor y fuimos los menos goleados. El equipo era contundente adelante y sólido atrás y eso nos dio para ser líderes y a la vez quitar esas dos ocasiones anteriores que nos decían el “ya merito”, porque perdimos dos Finales ante Puebla y América y ya para esta ocasión pudimos darle otra estrella al escudo de las Chivas”.

EQUIPO SÓLIDO

El Zully agregó que él ve fuerte al actual Rebaño Sagrado, solo espera que sea más contundente al frente, ya que si logran ser letales frente al marco enemigo, pueden ser llamados candidatos al título.

“Creo que pueden mantener el liderato de acuerdo al calendario, Tigres viene al alza y Cruz Azul se puede complicar un poco, independientemente de esto puede tener al equipo dinámico y armónico para conseguir resultados positivos, creo que el liderato lo puede mantener. Sobre la posibilidad del título lo veremos partido a partido, conforme logre mantener ese ritmo de juego y sea más contundente podemos decir que es un candidato al título. Hoy es muy temprano para ponerlos como candidatos al título, pero ojalá puedan lograrlo y estemos festejando otro título de Chivas”.

Demetrio, defensa central en el campeonato del 1986-87, agregó que, en este momento, ve a un equipo rojiblanco que trae una propuesta ofensiva y que eso puede jugar a su favor de cara al cierre del torneo.

“Veo bien al equipo, realmente tiene una buena propuesta de juego y le gusta mucho a la gente; Chivas tiene muchas posibilidades de ganar en cada juego que se presenta; no sé si le alcance para llegar como líder a la Liguilla, pero de que entrará, de eso estoy seguro, tendrá muchas posibilidades de entrar a la Liguilla. Ya estando dentro puede llegar a ser campeón. Pero creo que falta ajustar algunos detalles, pero lo veo bien; incluso con posibilidades de ser campeón”.

GPE