Chivas vence al América y se lleva el Clásico Nacional

Con un penal bien cobrado por Zaldívar, el Rebaño derrotó 1-0 a las Águilas, en un partido donde hubo dominio rojiblanco.

Ángel Zaldívar fue el autor del único gol del encuentro, a favor del Rebaño
Ángel Zaldívar fue el autor del único gol del encuentro, a favor del Rebaño (Imago7)

Guadalajara

Se acabó la malaria. El Rebaño Sagrado sigue creciendo y lo confirmó ganando el Clásico Nacional. Tras seis años sin vencer al Ame en casa, el equipo de Almeyda recuperó las buenas sensaciones ante los americanista y se llevan el duelo del orgullo nacional.

Almeyda se la jugó con dos nueves. No repitió la misma fórmula con que le ganó a los Zorros, pero sí mantuvo al Chelo Zaldívar como eje de ataque y a Alan Pulido jugando un poco por detrás del Chelito. Almeyda se animó a ponerlos juntos, sin tirar a ninguno de los dos como extremos. 

Pese a esta nueva disposición táctica la primera de gol fue para el América.

Galopada de Miguel Samudio quien se internó en el área y mandó un centro medido a Oribe Peralta, pero de manera milagrosa el Gallo Vázquez con la punta de la bota mandó a tiro de esquina. La siguiente jugada también fue una internada por la izquierda. Samudio le hizo una gran jugada individual y ahora fue Jair el que cortó las aspiraciones americanistas al cortar para mandar a tiro de esquina.

Samudio era la válvula de escape, más que lateral parecía extremo al llegar a esos lugares de la cancha, pero el Rebaño se salvó.

El conjunto tapatío tuvo la primera en una jugada del Chapo Sánchez quien entró al área en enemiga y con un amague se quitó a Samudio, pero ya mandó su centro muy pasado a segundo palo. Los rojiblancos neutralizaron a Samudio y el América perdió llegada; mientras que por los locales la dupla Orbelín Pineda y Pizarro creaban sociedades interesantes, pero sin meter en problemas a Marchesín, quien llegó a la media hora de partido sin tener que intervenir en el juego.

El gol llegó mediante una jugada de Alan Pulido, quien dentro del área le hizo un quiebre a Pablo Aguilar a quien el entorno americanista no lo ponían como titular para esta noche.

Aguilar le cometió penalti a Pulido y el zurdo Zaldívar venció a Agustín Marchesín, quien intentó adivinar el disparo y se fue en banda.

Zaldívar, el hombre gol; el de los penaltis en los clásicos no falló desde los once pasos.

En el primer tiempo no fue el que perdió con Jaguares, ni el que empató con Puebla, pero al descanso se fueron con derrota parcial.

El complemento empezó mal para los americanistas. Pronto se quedaron con un hombre menos en la cancha por la roja de Miguel Samudio. El paraguayo disputaba un esférico con el Chapo Sánchez, el jugador rojiblanco quedó en el piso y los dos buscaron quedarse con la pelota pero a consideración del silbante Samudio pisó al Chapo Sánchez con dolo y expulsó al guaraní dejando al América con un hombre menos y 40 minutos por delante.

La Volpe mandó cambios. A Osmar Mares para tapar el hueco que dejó Samudio, pero le quedó mal parado el equipo.

Chivas tuvo para golear al América pero sus delanteros volvieron a fallar frente al arco.

Dos oportunidades para hacer gol, pero en ambas falló la concentración o la técnica.

Primero la Chofis López le puso medio gol a Alan Pulido quien se enfiló al arco y disparó ante la humanidad de Marchesín quien achicó bien la zona de disparo y evitó el segundo gol del Rebaño.

Pizarro, héroe en otras noches, hoy se vistió de villano. Chapo Sánchez trianguló con Orbelín y el sonorense le puso medio gol a Pizarro, quien sin marca y sin Marchesín, mandó el balón a tiro de esquina. Pizarro se perdió el gol más fácil de su carrera.

Almeyda no daba crédito de las jugadas tan fáciles que se perdían sus elementos ante el arco de Marchesín. Otro que tuvo una muy clara fue Carlos Eduardo Fierro, quien de cabeza remató sólido, pero sin dirección y Marche voló para controlar el esférico.

El América fue superado en todos los pasajes del encuentro seguía perdiendo por un gol y los nervios se apoderaban de los 45 mil presentes que veían como el Rebaño no mataba al Ave.

EL SHOW DE LA VOLPE

Faltaban 10 minutos para el final y el Chapo tomó el balón por su banda, encendió la moto y parecía se iba solo, pero La Volpe invadió la cancha y me realizó una sancadilla y el Chapo rodó por el pasto. El silbante Santander expulsó a Ricardo La Volpe y estuvo a nada de llegar la sangre al río.

Chivas pudo golear, pero ganar el Clásico es lo que importa. Chivas no golea, pero desgasta al rival y solo faltaron un par de goles más para redondear una noche perfecta.

GPE