Chelo Zaldívar, operado con éxito, pero sin fecha de regreso a las canchas

El doctor Marín agregó que no es que haya sido un diagnóstico mayor al que se dijo en Querétaro, ya que ninguna fractura es menor.

El doctor Carlos Marín, otorrinolaringólogo, fue el que intervino a Zaldívar conjuntamente con el médico David Delgado de Chivas
El doctor Carlos Marín, otorrinolaringólogo, fue el que intervino a Zaldívar conjuntamente con el médico David Delgado de Chivas (Mexsport)

Guadalajara

Este viernes por la mañana intervinieron al Chelo Zaldívar, delantero de Chivas, tras la fractura que sufrió en Querétaro contra Gallos en la final de Copa MX.

El doctor Carlos Marín, otorrinolaringólogo, fue el que intervino a Zaldívar conjuntamente con el médico David Delgado de Chivas y al finalizar la operación el doctor señaló que la fractura fue muy severa y que la nariz se la hizo pedazos. 

"Durante el partido en Querétaro Ángel Zaldívar tuvo una fractura cráneo facial, fue un duro impacto, donde ninguna de las dos personas impidió el choque, fue una fractura conminuta, que quiere decir que se le hizo muchos pedacitos su nariz, se le hizo una corrección funcional  se quedará en recuperación, al menos el día de hoy y mañana, dependiendo de su recuperación".

Se le preguntó al doctor cuánto sería el tiempo de recuperación del Chelo y señaló que por la magnitud del impacto no puede dar un diagnóstico exprés y que lo mejor, en este caso, es dejar que sea una recuperación natural, sin apresurar la rehabilitación. 

"No lo puedo decir por una razón, como es una fractura conminuta, tenemos qué ver cómo se va dando la evolución. No es fácil dar un pronóstico, un diagnóstico tan rápido en ese sentido".

El doctor Marín agregó que no es que haya sido un diagnóstico mayor al que se dijo en Querétaro, ya que ninguna fractura es menor.

"No te puedo decir sí fue más severa la fractura, lo que sí puedo decir es que fue un golpe muy fuerte, un choque muy aparatoso, no hubo la inercia de detenerse o poner las manos, o el instinto natural de protegerse o meter las manos, fue un golpazazazo. Si me preguntan si es un caso normal, que vemos cotidianamente, pues no, es un caso raro".