La Volpe se hizo el detector de mentiras

El argentino señaló que se quedó con ganas de que los dueños de Chivas le hubieran dado la oportunidad de defenderse. 

Guadalajara

Ricardo La Volpe pide un café con tres sobres de endulzante sin calorías, el encargado se lo deja a un costado, pero el argentino no lo beberá sino hasta el final de la entrevista. Está totalmente concentra­do en sus dichos, nada lo distrae. Está de regreso y rompió el silencio en una charla exclusiva con La Afición, fueron unos 40 minutos y el Bigotón solo la corta porque para entonces ya se perdió dos carreras de caballos, uno de sus pasatiempos favoritos en tiempos de asueto.

Así se pasa las tardes el ex entrenador de Chivas, entre el café frío y las competencias de equinos.

Entre otras cosas, La Volpe cuenta fue a la fiscalía para hacerse la prueba del detector de mentiras y se ríe cuando lo recuerda; desde hace unos meses afronta una acusación de corte sexual por parte de Belén Coronado, la podóloga de Chivas.

“Yo creo en la justicia, creo que para algo está la justicia en este país; acabo de hacerme el lunes pasado (18 de agosto) el detector de mentiras, que uno lo vio en las películas, es igual que en las películas, sudas si vas nervioso, si no confías en lo tuyo, pero gracias a Dios las cosas están bien y, bueno, el tiempo que tarde esto en decidir la justicia en esta situación”.

El argentino dice que se quedó con ganas de que los dueños de Chivas le hubieran dado la oportunidad de defenderse, lo que no sucedió porque sólo escucharon a quien lo acusa de acoso sexual.

“Yo no tenía ningún problema con esta situación, lo que más me extraña es que a los empleados se les trata igual, si yo soy empleado debieron platicar conmigo, preguntarme qué sucedió, qué no sucedió y, por otro lado, cómo fue; escucharon a la podóloga y listo... (pero) a mí no. Lo mío fue diferente, no me senté con la gente adecuada para explicar qué sucedió”.

 ¿Fue una injusticia?

 “Son cosas que suceden y no sabes lo que puede haber atrás, uno tiene que asumir las responsabilidades, uno no piensa en estas situaciones y suceden y hay que poner la cara; hay una justicia donde tú detallas lo que sucede, la contraparte hizo lo mismo y, bueno, la justicia tomará las medidas que tenga que tomar”.  

¿Qué le dicen al respecto?

“El lunes pasado ya lo hice porque son si­tuaciones que la justicia lo pide y hay que presentarse y yo me presenté, me ofrecí a eso, por lógica, sin ningún problema, por lógica, esto fue la semana pasada y el caso sobre otra situación que se pone sobre la mesa”.  

¿Va a ganar La Volpe?

“Acá no es cuestión de ganar o no, por como fue el manejo, la ofensa que uno tuvo, yo, y lo vuelvo a repetir, me acerco a mi abogado, confío en mi abogado, traté de no hablar del tema y esto no viene al caso; hay que presentarse ante la ley y la ley lo va a determinar”.

 ¿Se merecía lo que le hicieron?

 “No sé si lo merecía o no. Creo que las cosas, algunas veces, se hacen internamente. Si tú al aire dices que pasó algo, dilo tú, di qué pasó, pero yo no, hay un antecedente y no sé qué”.

¿Vergara le faltó al respecto por no buscarlo?

 “Él es el dueño y si él buscó mis servicios yo merecía, por algo cordial, sentarnos y ver qué pasó. Hay cosas que se manejan de una situación y después de otra. En cuatro años con la selección nunca tuve un problema, no es que haya estado sólo en equipos chicos; estuve en una selección, fui a Estados Unidos, tuve giras por Europa, Confederaciones y nunca hubo un problema”.

 

 EL NUMBER ONE

¿Por qué sufre Chivas?

“Hay buen equipo y buenos jugadores, pero hay que romper el chip y olvidarse del descenso, sé lo que digo”. Apasionado como es de todo lo que el futbol involucra, el Bigotón hace un breve repaso de sus logros, para concluir que nadie ha hecho lo que él sí en el futbol mexicano y no tiene reservas para presumir esos logros. El café aún espera. “Dejé de jugar en una fecha 14 para empezar a dirigir al Oaxtepec (1983-1984), así La Volpe se transformó en técnico. Largué los guantes y me puse de técnico. Después ese equipo se convirtió en el Ángeles de Puebla (1984-1986), puramente con mexicanos, es el único equipo, después de Chivas, que jugó con puros mexicanos, nadie lo dice, pero ese logro no es un campeonato, es como diez campeonatos, porque jugar con un equipo en 1984 y 1985 con puros mexi­canos... ¿y quién hizo eso? Campeonatos hay unos (equipos) que tienen cinco o seis, pero ¿quién jugó con puros mexicanos? El number one, por eso yo soy el número uno, porque lo que hice no lo ha hecho nadie. Cuando el Atlante ascendió fue líder general, fue super líder y ¿quién lo hizo? El número uno. Estuve cuatro años continuos en la selección (mexicana), aún no lo hace nadie, y creo que también tuve al Querétaro (1990- 1991) y no se fue al descenso. Yo sé jugar ahí, y les dije a mis jugadores que si te metes a las Liguillas jamás tendrás problemas de descenso, pero si sales a la cancha a no perder, y los puntos son necesarios por el descenso, juegas con presión y todo jugador que juega con presión, que no juega a lo que sabe, que no te tira un taquito, de no demostrar lo que sabe, de ser agresivo, de ir a buscar el partido como lo hace América, termina el descenso”.

 

 ¿Hoy cuál es el mejor equipo, América?

“El América juega muy bien, Santos tiene una delantera muy fuerte y Cruz Azul es un equipo que será regular; Monterrey está haciéndolo muy bien y (Humberto) Suazo y (Dorlan) Pabón, Lucas (Silva), Chelito (César Delgado)y Neri (Cardozo); de medio campo para arriba, cuidado, es fuertísimo, pero cuando pierden la pelota deben todos sudar la camisa porque con el futbol total de (Johan) Cruyff del 74, ¡ojo, del 74!, yo les pondría esos videos y les diría vean los videos y vean cómo se moja la camiseta. Ellos eran polifuncionales, versátiles; yo veo al Chelito y a Neri que acaban una jugada por derecha o por izquierda, eso está bien, ahora tienen que poner el chip que cuando pierdan la pelota bajen por ella, eso les voy a pedir, si a la ofensiva ellos están por derecha o por izquierda, no me interesa. Quiero que cuando ellos pierdan la pelota quiero tener un sistema de recuperación y no me interesa, eso es el futbol total. El futbol total es que si pierden la pelota, me bajan, como estén, la pelota ya no nos da tiempo y es rápido”.

¿Está listo para volver a dirigir?

“Ahora sí, me costó un poco los primeros dos o tres meses por el qué dirán, porque tenías una imagen de ser rudo y de ser esto, pero no de un entorno como éste; la verdad que la sociedad se portó espectacular conmigo, acá en Guadala­jara siempre sentí mucho apoyo de la gente, nunca vas a tener el cien por ciento, pero un 70 cree que me comporté de una manera. En tu currículo jamás tuviste pleitos; esto hay que asumirlo, tratar de salir adelante, aún falta mucho camino y espero pronto estar donde más me gusta, en la cancha”.

 ¿Ya le echaron una llamadita?

 “Hace dos meses atrás sí, pero a ese dirigente cordialmente le dije no estoy, tengo proble­mas en la cabeza, tengo un problemita por solucionar, pero poco a poco el tiempo ya sabes cómo es, como si te peleas con un amigo y sigues en la vida. Quiero seguir para adelante, mirando al frente; y sí, va a venir esa oportunidad”.

El Bigotón dijo que el principal problema en México es que los procesos son cortos y puso de ejemplo a Toño Mohamed, quien hace pocos días ponían en duda su capacidad y hoy tiene en lo más alto a las Águilas del América y hasta repasó al Cholo Simeone, pues no le gusta su estilo como entrenador.

“Acá falta continuidad, hubo gente que dudaba del Turco Mohamed y mira lo que le pasa a (Rubén Omar) Romano; hubiera preguntado al dirigente (del Puebla) en las últimas fechas de Romano qué querían, ¿un equipo para campeón?, ¿un equipo para el descenso? Un equipo para campeón es difícil, puedo prometer la Liguilla y pelear por estar en los primeros cuatro, porque está eso de la suerte del campeón. Si me dicen del Atlético de Madrid, a unos les gusta y a otros no, pero al final ganan. Si a mí me preguntan ¿te gusta? Yo digo no, pero el otro día le ganó al Real de Madrid y jugó mejor el Real de Madrid y eso lo hablo con el directivo, que hay un entorno en que ves jugar a un equipo y te gusta y a veces no gana. Después hay equipos que quieren copiar como juega (Pep) Guardiola y ¡paren!, Los sistemas los forman los jugadores y veo equipos que quieren jugar así y están peleando el descenso”.