Víctor Palacios, el último sacrificado en Chivas

Fue sub director operativo en Verde Valle en la era de Rafael Puente en Chivas

Víctor Palacios, ex sub director operativo en Chivas (segundo de izquierda a derecha)
Víctor Palacios, ex sub director operativo en Chivas (segundo de izquierda a derecha) (Twitter @vpalaciosv)

Guadalajara

Se fue el último vestigio de la era Rafael Puente en Chivas. Víctor Palacios dejó su cargo como sub director operativo en Verde Valle y a su salida del club que representó y del cual es aficionado desde la niñez atendió a La Afición, para dar sus puntos de vista sobre su salida y su relación laboral bajo el mando de Jorge Vergara.

¿Cómo se da tu salida de Chivas?

“El día que Néstor fue presentado en Verde Valle me presenté con él en su oficina. Le dije quién era, de dónde venía, qué hacía en Chivas y, lo que más adelante se volvería importante, cómo llegué a Chivas. Esto que te cuento es importante para entender el cómo se da mi salida.

Al día siguiente del clásico contra Atlas, Néstor me citó y me habló con total franqueza, situación que agradezco totalmente. Me dijo que conmigo era el único que no sabía qué iba a pasar. Me dijo que le gustaba mi perfil y que el haberle contado cómo llegué a Chivas le había cambiado la perspectiva que él tenía. Él pesaba que Rafa me había llevado a Chivas para auxiliarlo, cuando en realidad entramos juntos. Por una cuestión de imagen y trayectoria en el fútbol él entró como mi jefe, pero la entrada se dio en conjunto.

Ese mismo día a Néstor le enseñé varios proyectos que habíamos ejecutado y varios más que estaban en el tintero. Él, otra vez muy honesto, me dijo que no se los diera, ya que no se iba a sentir cómodo si yo finalmente no me quedaba en su estructura. Le dije que los tomara, que yo no se lo dejaba a Néstor, que se lo dejaba a Chivas, un club que quiero con el alma.

Néstor me dijo que de verdad le interesaba mucho mi trabajo, pero que lo mejor sería que me fuera de Chivas por una cuestión de feeling, ya que iba a regresar a Fuerzas Básicas que Rafa y yo habíamos despedido, sin embargo, le ayudaría con ciertos proyectos que tenía para el mes de octubre (organigramas, manuales operativos y bonos para jugadores) para finiquitarme hasta el día 31. En ese momento todo se aclaró para mí. Estaría fuera de Chivas al finalizar el mes y, sin embargo, si ese día Néstor me hubiera invitado a su proyecto, yo no hubiera aceptado, ya que su decisión de regresar a la gente que salió de Fuerzas Básicas no la compartía en lo absoluto”.

¿Por qué no renunciaste cuando llegó Néstor?

“Cómo iba a renunciar si lo que yo le solicitaba a Jorge directamente y al Consejo de Chivas, era que se pusiera a un Presidente. A mí me hubiera gustado que fuera Rafa, pero si no era él no importaba. Nadie está por encima de Chivas. Yo sabía que urgía un Presidente, urgía que hubiera una y sólo una línea de mando. Evidentemente también sabía que al solicitar un Presidente corría el riesgo de no caber en el proyecto del que asumiera el cargo, pero no me importaba, yo sabía que lo más importante para Chivas, y el primer paso para salir de esta crisis, era nombrar una cabeza en la Institución, no ver por el futuro laboral de Víctor Palacios”.

¿En qué iba el proyecto?

“Para que un árbol florezca primero hay que podarlo. Ya se había terminado de podar en Fuerzas Básicas, y se estaba arrancando un proyecto muy ambicioso, el cual incluía una remodelación completa en la Casa Club, homologar a la alza sueldos a los entrenadores de básicas para evitar, entre otras cosas, que nos nuestros entrenadores no acepten otras ofertas de otros clubes, así como que los entrenadores no se peleen, por una cuestión meramente salarial, por dirigir a las categorías más grandes. En nuestra gestión sería igual de importante dirigir a la categoría de 8 años que a la de 15, por ejemplo. Los entrenadores estaban encantados con la metodología impuesta por Benaiges y por ser al fin escuchados con respecto a varios temas. Con respecto a otros departamentos, íbamos por buen camino. Creamos el Departamento de Inteligencia Deportiva, el cual controlaría una base de datos con la información de todos los Departamentos y áreas del Club, así como toda la información de cada uno de todos nuestros jugadores de las diversas categorías, tales como información médica, nutricional, futbolística, etc. A la par, Jorge autorizó la inversión de un proyecto llamado "Análisis en tiempo real", el cual estaba ya instalado en el palco de trabajo del Omnilife y en el cual los encargados del análisis táctico le mandaban al auxiliar del entrenador las repeticiones con sólo 9 segundos de diferencia, así como la panorámica del juego desde una visión diferente.

¿Tú impresión de Jorge Vergara tras haber trabajado para él?

  “Primero comentar que dos anécdotas  personales cuando recién llegue al club me marcaron para poder decir que es un ser humano extraordinario, lo cual me confirmaba estar ante el líder correcto. Lo humano es lo más importante para mí, y con eso puedo decir que Chivas con él va de gane. Con respecto a lo meramente laboral, creo que lo distinguen dos rasgos el primer es que es una persona que cree en la gente, confía en las personas; y la segunda es que  es una persona que siempre piensa out of the box. Utiliza la gran frase de George Kneller: "Para pensar creatívamente, debemos ser capaces de considerar de nuevo lo que normalmente tomamos por sentado".

Ambos rasgos constituyen una personalidad de un auténtico líder que hace falta en este país. Así, respondiendo concretamente tu pregunta, con el valor agregado que ha significado trabajar para Jorge en esta época que vive Chivas, te digo lo siguiente: Cuando soplan los vientos de tempestad unos corren a refugiarse y otros construyen molinos. Jorge construye molinos.