Santos venció a Chivas, en pendiente J1: 0-2

Con goles de Darwin Quintero (79') y Néstor Calderón (89'), Santos logró tres puntos que lo acercan a la Liguilla; además, hundió más a un Rebaño sin rumbo

Miguel Sabah
Miguel Sabah (Mexsport)

GUADALAJARA, México

Otra derrota más y otro error de Chivas. Santos se metió al Omnilife por el empate y se llevó la victoria. Fueron dos goles y sin meter las manos. Los laguneros, con dos jugadas, hundieron más a Chivas, pero su técnico se llenó la boca diciendo que "sabemos a lo que jugamos"; después de diez fechas sin ganar, parece ser que Chivas no juega a nada.

Intensidad sin futbol no sirve de nada, y una pruebafueron los primeros 45 minutos de este duelo. Desde su inauguración, el Omnilife no había sido testigo de un medio tiempo tan malo.

Santos, clasificado a la Liguilla sin dos de sus titulares habituales, y Chivas, en terapia intensiva y sin esperanzas, brindaron mucho sudor y poco talento.

La primeramitad se resume a un tiro de Marco Fabián que Oswaldo Sánchez lo hizo interesante cuando dio rebote, y por nada Miguel Sabah llegaba para inaugurar el marcador.

En la otra área, la que vigilaba Luis Ernesto Michel, no hubo más que dos jugadas, un tiro por encima de Herrera y una jugada que todos se hicieron ‘pelotas’, porque el abanderado cruzó al central marcando un fuera de lugar que no era, y Michel apagó el fuego.

La polémica se dio con una mano de Mauro Cejas, que Miguel Ayala no quiso ver y que parecía dentro del área, y nada más.

Para el segundo lapso, Juan Carlos Ortega mandó dos cambios ofensivos pensando en el futuro: Carlos Cisneros y Ángel Zaldívar, los dos integrantes de las fuerzas básicas, y sacó a Miguel Sabah y a Coronado.

Hasta el minuto 70 sólo hubo una llegada, que culminó con tiro al arco, un disparo de Marco Fabián que, sin problemas, controló Oswaldo; el partido se hacía viejo.

Santos se veía conforme con el empate, sin meter el acelerador hasta el fondo, como si sacar algo de su visita al Omnilife los dejaba satisfechos; un partido de trámite previo a la Liguilla, porque todas sus aspiraciones se centraban en la velocidad de Quintero, quien no podía hacer la jugada grande para habilitar a sus delanteros.

Pero el talento de Santos se impuso sobre las limitaciones de Chivas. Al 80’, Néstor Vidrio se entregó, no la peleó, y llegó el gol. Néstor Calderón lo amagó y el defensor se comió la finta y llegó la diagonal, que Quintero mandó a guardar.

A la siguiente jugada, Juan Carlos Ortega sacó de la cancha a Vidrio, dejando en claro quién fue el malo de la película.

Con las Chivas volcadas al frente llegó el segundo gol; ya sobre la hora, fue un contragolpe que Néstor Calderón condujo y concluyó con un tiro lejano que techó a Luis Ernesto Michel, quien estaba fuera del arco, decretando así el gol que le daba claridad al encuentro.

Goles: 0-1 Quintero (80'); 0-2 Calderón (90')