Los refuerzos desechables de Chivas

La mayoría de los jugadores que han llegado al Guadalajara en la era de Jorge Vergara han pasado con más pena que gloria; muchos se fueron sin aportar

Ángel Reyna es uno de los peores refuerzos de Chivas
Ángel Reyna es uno de los peores refuerzos de Chivas (Mexsport)

Ciudad de México

Desde que compró al Guadalajara, sus acciones fueron seguidas con lupa. Jorge Vergara lleva adherida la polémica en cada paso que da con su equipo, para bien y para mal.

Sus fichajes, en su mayoría, están lejos de ser lo fructíferos que él hubiera esperado, pese a los millones que ha invertido en ellos.

Solo elementos como Francisco Palencia, Salvador Carmona o Jair Pereira han dejado buena impresión en la afición rojiblanca, aunque no hicieron huesos viejos. Otros más han pasado sin pena ni gloria como Jared Borgetti, Armando Tavira o Christian Ramírez... Y elementos como Sergio Santana o Gonzalo Pineda cumplieron, pero hasta ahí.

LOS PRIMEROS FICHAJES

Omar Rodríguez y Heriberto Ramón Morales fueron de los primeros hombres de Jorge Vergara. Llegaban de Morelia para reforzar a un equipo que en su base pintaba bien. Sin embargo, ambos tuvieron problemas en su adaptación y quedaron lejos de su mejor nivel, así que para el siguiente torneo fueron cedidos a Jaguares.

POCOS LOS RECUERDAN

Armando Tavira es un nombre que quizá pocos aficionados rojiblancos recuerdan. Llegó del Veracruz como único refuerzo de Chivas para el Apertura 2003, pero una lesión lo dejó fuera prácticamente un año, por lo cual se fue sin pena ni gloria. Otro caso fue el de Christian Ramírez, quien hizo buena carrera en Pumas, llegó a Chivas para el Clausura 2005, pero no tuvo la actividad deseada, y solo jugó 165 minutos, lo cual le valió su salida. Lo mismo ocurrió con Antonio Olvera, quien solo jugó 17 duelos del Clausura 2007. Pero entre los casos más graves está el de Francisco Mendoza, quien solo jugó 89 minutos del Clausura 2009.

FRACASOS FUERTES

Sin duda Ángel Reyna está entre los peores fichajes del Rebaño. Siempre ha tenido problemas de conducta, y en este cuadro no fue la excepción, ante su pobre desempeño y peor actitud lo mantienen con los equipos inferiores. Si bien Aldo de Nigris también llegó con cartel y con una postura de triunfar con los rojiblancos, no logró ser el delantero letal que era en Monterrey. Mientras que Rafael Márquez Lugo siempre estuvo a la sombra de sus lesiones, y es por eso que decidió retirarse.

SE ESPERABA MÁS

De Diego Martínez y Gonzalo Pineda se esperaba mucho más. Sobre todo de este ultimo que si bien hizo un buen papel, se quería que se convirtiera en un referente de la institución. Aun así pasó tres años en el club y salió campeón en el Apertura 2006. Omar Arellano arribó en el Apertura 2007, y se esperaba que se acoplara bien con el plantel juvenil del Rebaño, pero entre lesiones y bajas de juego, solo dio latigazos de buen futbol.

NO FUNCIONARON

Juan Pablo Rodríguez ya tenía recorrido en el futbol mexicano cuando llegó a Chivas en el Apertura 2006, fue campeón, pero solo jugó 13 partidos. Carlos Ochoa es otro de los que llegaron con experiencia (Apertura 2009), pero sus problemas extra cancha fueron más sonados que su buen futbol. Aarón Galindo (Clausura 2009) tuvo instantes interesantes en la zaga, pero no consiguió hacer carrera en Chivas, pues solo se quedó un año. Pero al que se contrató con una gran etiqueta fue a Jared Borgetti, quien fue una decepción al quedarse solo un torneo (Clausura 2009) sin mucho qué contar de su desempeño, pues no anotó gol.

ALGUNOS CON CALIDAD

Aunque su estancia no fue tan larga, Juan Francisco Palencia dejó buenas impresiones en los seguidores del cuadro tapatío, ya que hizo 13 goles en poco más de 70 partidos. No obstante, fue transferido a Chivas USA. Quien también lo hizo bien fue Sergio Santana, en siete torneos metió 28 tantos.

Salvador Carmona fue la opción para el Clausura 2004. De los mejores laterales que ha dado el futbol mexicano, y eso lo relejó en su estadía en el Rebaño; sin embargo, la directiva lo negoció con Cruz Azul, una mala jugada por lo que había dado.

DE LOS MÁS RECIENTES

Adrián Cortés llegó a Chivas a préstamos por un año (Clausura 2013), una total sorpresa porque el defensa no había podido establecerse en Cruz Azul. No funcionó y se fue al Veracruz. En junio del 2012 Chivas contrató a Luis Ernesto Pérez, un experimentado que fracasó por las constantes lesiones, y claro, también se fue sin dejar huella. Sergio Pérez Moya construyó carrera en el Puebla de José Luis Sánchez Sola. Por su nivel lo contrató el Monterrey con el que salió campeón en el Apertura 2010.

Para el Clausura 2013 fue refuerzo de Chivas, pero no contó con un buen desempeño, por lo que de inmediato fue transferido. Para el 2013 también arribó Néstor Vidrio, pero no pudo consolidarse. Jair Pereira también venía de La Máquina, aunque caso contrario a Cortés, consiguió ganarse un lugar en la defensa, y solo las lesiones han quitado su lugar. Discreto, pero ha sido de los más rentables.