Martínez, un presidente de 24 horas: Ramón Ramírez

El ex jugador de Chivas señaló que cuando lo transfirieron al América se distanció de don Salvador Martínez Garza, pero después se reconciliaron


El ex jugador de Chivas señaló que cuando lo transfirieron al América se distanció de don Salvador Martínez Garza, pero después se reconciliaron
El ex jugador de Chivas señaló que cuando lo transfirieron al América se distanció de don Salvador Martínez Garza, pero después se reconciliaron (Especial)

Guadalajara

Buenos recuerdos. Don Salvador Martínez Garza dejó gratas memorias en la historia de Chivas, con su aporte, el Rebaño se coronó en el torneo de Verano 1997, ya que contrató a grandes futbolistas, entre ellos Ramón Ramírez, jugador y emblema que en entrevista para La Afición habló del fallecimiento de don Salvador, compartió sus vivencias con él y enfatizó el gran nivel de persona del ex presidente del equipo rojiblanco.

“Tengo muchos recuerdos, pero el principal es que era una persona muy alegre, muy humano, convivía con el jugador, venía al club, se subía al camión con nosotros y se sentía como uno más. Arreglar contratos con él era muy fácil, hacer que viniera al equipo cuando había un problemita también. Era una persona que prácticamente las 24 horas estaba preocupado por el equipo y por los jugadores”. 

El oriundo de Tepic y ex mundialista dijo que don Salvador era un buen ser humano y que dejó una huella imborrable en su trayectoria.

“En lo personal, don Salvador Martínez Garza era una persona muy tratable. Y el recuerdo imborrable de todo lo que nos dio a muchos y que nos marcó prácticamente en nuestras carreras” 

Sobre la polémica transferencia de Ramón Ramírez al América, el nayarita mencionó que él no quería ser vendido y que por esa situación buscó a Salvador Martínez Garza, pero nunca pudo hablar con él. Ese motivo los distanció, pero después se reconciliaron y quedaron en buenos términos. 

“Sólo conozco una parte, se empieza con un rumor de que iba a ser transferido, otros aseguraban que ya estaba vendido, no lo podía creer, yo no quería ir al América. Busqué tener una reunión con don Salvador y no se me permitió. Durante un lapso de tiempo sí nos distanció, la verdad me quedé molesto, por algún momento dije que mientras estuviera él yo no quería regresar a Chivas, estaba muy sentido, hablaba más con el corazón que la cabeza. 

“Con el paso del tiempo se presenta nuevamente esa posibilidad y como no se daban las cosas, el licenciado Martínez Garza pidió hablar conmigo, me habló por teléfono y me dijo ‘tengo un compromiso de regresarte, hazme ese favor’ y al final de cuentas nos convencimos”.