“Las quejas finalmente te llevan al fracaso”: Omar Bravo

El delantero cerró su tercera etapa con Chivas sin reclamos, donde dejó una relación “cordial” con Vergara, “no mucho contacto” con Higuera y el aprendizaje “muy importante” de Almeyda porque “cuando va bien, todo es a toda madre”

Omar Bravo
Omar Bravo (Mexsport)

Ciudad de México

Omar Bravo dijo adiós a Chivas de Guadalajara en su tercera etapa, donde vivió bajo la sombra del descenso, con José Manuel ‘Chepo’ de la Torre y Matías Almeyda, sus técnicos en el chiverío; además, se convirtió en el máximo goleador de la institución, por arriba de Salvador ‘Chava’ Reyes; ahora, el delantero jugará la última etapa de su carrera con el RailHawks de la NASL estadunidense, pacto que cerró en días pasados, después de conquistar la Supercopa MX ante Veracruz, y que valió el pase a la Copa Libertadores 2017.

“Siempre trato de escuchar mi voz interior para tomar las mejores decisiones y, en base a eso, a lo que me conviene a mí. Aunque a veces beneficia no escuchar algunas opiniones”, dijo Bravo en entrevista para ESPN Radio Fórmula.

El mexicano, en algunos momentos bajo el mando de Matías, comió banca, pero más allá de expresar una queja, alabó el método en la dirección del argentino, de quién aprendió en su parte profesional y humana. “Ése es el feeling del jugador, siempre estar a todo dar, jugar. Desde pequeño me gustó que me apoyaran cuando estuve jugando de titular. Cuando me toca comer banca, hago lo mismo con mis compañeros que están jugando. Siempre fui el primero en celebrar los triunfos, en apoyar las derrotas; el futbol tiene eso, me ha tocado estar de los dos lados, no me gusta estar del lado de los incomprendidos, ¿por qué yo no juego? Las quejas finalmente te llevan al fracaso, y Matías (Almeyda), en este caso, fue un factor muy importante porque él abrió la competencia para todos y eso es bien sano en cualquier equipo. No le importa cualquier tipo de jerarquía y siempre está abierto al diálogo. Para mí fue muy importante, cuando va bien, todo es a toda madre, y cuando no va bien, es ahí cuando los entrenadores se vuelven una parte importante para cualquier jugador”.

Sobre su relación con Jorge Vergara y José Luis Higuera, dueño y CEO de Omnilife-Chivas, respectivamente, Omar apuntó que “No tuvimos la oportunidad de despedirnos de él (Vergara), por toda la euforia y por otros factores que estaban en el estadio el último domingo, pero mi relación siempre ha sido cordial y de respeto con él. “Realmente no tenía mucho contacto con él (Higuera).

Para mí, se me pide mi opinión y nadas más; quiero mucho a Matías, le tengo mucho respeto, esa era la estructura. Hablaba con Matías. Es uno de los entrenadores con los que mayor dialogo he tenido y he aprendido como persona; la gente no lo sabe. Le tenemos una gran admiración”. Además, Bravo describió que a pesar de los señalamientos por parte de la prensa y su nación rojiblanca, sobre su rendimiento en la cancha, donde no ofreció suficientes goles para pelear en lo más alto de la tabla, “conviene que todos estemos atentos y concentrados en los detalles. Hay que estar siempre al cien concentrado y lo demás es futbol. Uno como delantero siempre será juzgado por goles y es así, hay que saber vivir con eso, no es una cuestión, con todo respeto, de volante o defensa, quienes no están tan expuestos, con el delantero siempre será así, con goles, y hay que saber vivir con eso. No hubo ningún punto de quiebre ni nada, siempre existieron cosas para tratar de desestabilizar el vestidor, pero creo que el grupo se mantuvo fuerte y unido. Como en todos lados, uno que otro exabrupto”.

Sin embargo, el ariete no lamentó su salida del club, donde se pensó terminaría su carrera profesional, pero “en un escenario ideal, sería lo mejor porque es un equipo donde uno como futbolista pretende terminar. El futbol es caprichoso y no hay un mundo ideal; aquí estoy contento, fui bien recibido, me gusta, trataré de adaptarme lo más pronto posible. Ya tuve una experiencia en la MLS y sé como es el futbol acá, hay que estar con las pilas bien puestas”.

Incluso, Bravo recapituló el duro camino que vivió sobre la cuerda floja del chiverío, que tuvo en los Dorados de Sinaloa a un equipo que se hundió desde el momento en el que regresó a Primera División.

“Existen algunos factores, evidentemente, yo en la última etapa con Guadalajara, quizá me tocó vivir la más difícil; esta tercera etapa, en la que paso por la situación del descenso, una con ‘Chepo’ y otra con Matías, es difícil porque estás en un equipo popular, sumamente mediático, donde se filtran cualquier tipo de situaciones que no convienen nunca en un vestidor ni a cualquier entrenador, siempre tenemos que salir a dar lo mejor en la cancha”.

Finalmente, con la apuesta en la juventud y el trabajo en fuerzas básicas de Matías, Omar espera que su ex equipo celebre el título del Apertura 2016. “Me encantaría (ver campeón a Chivas), yo le deseo lo mejor al equipo, ojalá estén en La Minerva en diciembre. Voy a ser el más contento si el equipo lo logra”.