De CU a Verde Valle

A lo largo de los años recientes, 20 futbolistas han pasado entre Pumas y Chivas; 14 de ellos surgieron de La Cantera auriazul; en las filas de los rojiblancos, pocos se consolidaron


Israel López (Izquierda) y Gonzalo Pineda (Derecha) ambos jugaron para Pumas y Chivas
Israel López (Izquierda) y Gonzalo Pineda (Derecha) ambos jugaron para Pumas y Chivas (Mexsport)

Ciudad de México

Aunque es un encuentro que levanta pasiones y que enfrenta a dos de los llamados cuatro grandes del futbol mexicano, Chivas y Pumas han mantenido, a lo largo de los años, una relación cercana, más allá de lo que ocurre en el terreno de juego.

 Un total de 20 futbolistas han militado en ambas escuadras, y en su mayoría (14 de ellos), surgieron de La Cantera del Pedregal. Universidad ha nutrido al Rebaño Sagrado. En la cancha, el partido siempre se disputa con intensidad, con fuerza, pero la realidad de estos dos escuadrones refleja comunión.

 En diferentes momentos, Pumas se ha deshecho, por venta, de bastiones de su esquema, para que los rojiblancos anuncien con bombo y platillo el arribo de un nuevo estelar a su oncena. Esto sucedió con Gonzalo Pineda, fundamental para el bicampeonato auriazul del 2004, y que en 2006, fue traspasado al Guadalajara.

De la misma forma, Claudio Suárez emigró al conjunto que por ahora dirige Matías Almeyda, en 1996, luego de brindar por 8 años sus servicios a Universidad Nacional; Ignacio ‘Gonzo’ González también pasó al Rebaño de esta forma y luego de deslumbrar a propios y extraños, aunque el atacante solo permaneció un año en Verde Valle, debido a su bajo rendimiento; Israel López vivió este proceso para emigrar de CU (2001), aunque en las filas del chiverío solo estuvo doce meses. Esta lista la completa Arturo Vázquez Ayala, Gonini.

El resto de futbolistas formados bajo el rigor y cuidado de los felinos, accedieron hasta Chivas por otra vía, pero con la coincidencia de que previamente habían militado en CU.

Hasta el momento, de este intercambio, solo Juan de Dios Ramírez Perales y Christian Ramírez retornaron al cuadro del Olímpico. El defensor y mundialista en 1994, regresó a su alma mater en el Verano 2001, para disputar 17 encuentros; el segundo, lo hizo para el Torneo Clausura 2006.

De este grupo, recientemente se retiró Rafael Márquez Lugo, delantero con paso gris por Chivas y se mantiene, como un tipo de experiencia en el mediocampo, Israel Castro, quien obtuvo cuatro campeonatos como jugador de Pumas, el último (Clausura 2011), como capitán de los universitarios; el rol del contención, ahora, es diferente.

Con el Rebaño es recambio y le ha costado adaptarse, su papel es más de refresco. Incluso, Castro Macías formó parte de la Final del Clausura 2004, cuando en el Olímpico, Pumas se impuso (5-4) desde el manchón penal a las Chivas de Oswaldo Sánchez y Adolfo Bautista: “Sí, en aquella Final hubo mucha sal y pimienta alrededor de este partido, incluso Jorge Vergara le puso mucha picardía, se hicieron apuestas, se dijeron muchas cosas, se contestaron otras, y más allá, quitando el lado futbolístico. Eso generó una situación en la cual toda la gente deseara que se diera ese partido; ya había una rivalidad muy importante y nosotros la fuimos formando deportivamente”, reveló en la semana.

 De este escuadrón de futbolistas, Claudio Suárez, con cuatro años y 144 encuentros en Chivas, es el jugador que mayor estancia ha tenido en Guadalajara; le sigue Gonzalo Pineda, con 128 duelos en tres años y el título del Clausura 2006.

Alejandro Pérez, central surgido de La Cantera, apenas vivió un semestre en la Perla de Occidente, luego de que una lesión de rodilla le retirara. Otros, como son los casos de Manuel Manzo, Mario Jáuregui, Francisco Palencia y Eduardo Medina, iniciaron sus trayectorias lejos del seno de estas dos instituciones, pero terminaron militando para ambas.

El ejemplo del Gatillero, surgido en Cruz Azul y estancia posterior en el Rebaño, pero identificación con Pumas, es atípico. Palencia concluyó su trayectoria profesional en el equipo de la UNAM (2011), donde además logró un título de Liga.

De todo el listado, solo Mario Arteaga y Míchel Vázquez, este último, actualmente en el primer equipo rojiblanco, surgieron de las inferiores de Chivas y después tuvieron estadía en Pumas. El primero, llegó a CU maduro, en 1997, cuando su nivel ya era conocido. El segundo, se mantiene como promesa del ataque del Rebaño, pero en 2013 tuvo una breve experiencia en Pumas Morelos, donde llegó a concentrar con el cuadro de Primera División. Hoy, la historia queda de lado y ambas escuelas de estilo y formación, se enfrentarán en el Omnilife.