Bravo-Brizuela: Una dupla goleadora y salvadora

De inmediato ambos jugadores se convirtieron en el motor ofensivo de los Zorros.

Isaac Brizuela  se adaptó rápidamente a Atlas y a Omar Bravo
Isaac Brizuela se adaptó rápidamente a Atlas y a Omar Bravo (Milenio)

Guadalajara

Una pareja explosiva está a punto de reencontrarse. La llegada de Isaac Brizuela al Guadalajara lo pondrá nuevamente ante un viejo conocido: Omar Bravo. Al igual que hace año y medio como sucedió en Atlas, ambos serán compañeros con la intención de mantener la categoría.

El Conejo y el mochiteco formaron una dupla temible vistiendo la camiseta de Atlas. Ambos vivieron un semestre soñado con los Zorros en el Clausura 2013, donde no sólo mantuuvieron la permanencia en el máximo circuito, sino que terminaron con una sequía atlista de siete años sin Liguilla.

Aquél primer semestre del 2013 no era muy halagador para ambos delanteros. Omar llegó a Colomos en medio del repudio de la Fiel, la cual no olvidaba su pasado con el chiverío.


El recibimiento fue hostil para el sinaloense, quien venía de un año gris en Cruz Azul. Desde su presentación dejó en claro que llegaba como todo un profesional a entregarse a los colores atlistas.


Y desde un inició calló bocas. Aún no inició el torneo y se ganó a la afición atlista al cobrar el penal que le dio el triunfo a su equipo frente a Chivas en una Copa Jalisco. El mochiteco se convirtió en un hombre de toda la confianza de Tomás Boy, al grado que en algunos partidos portó el gafete de capitán.

Bravo Tordecillas cayó las críticas de manera total. En las primeras dos fechas de aquella campaña marcó ante Pumas y Pachuca, tantos que significaron cuatro unidades para su escuadra.

De inmediato Bravo y Brizuela se convirtieron en el motor ofensivo de los Zorros. El ahora capitán de Chivas volaba por el carril izquierdo, mientras que el Cone lo hacía por la pradera derecha.

La racha goleadora de Omar continúo ante América, en la jornada 4; uno de sus goles más recordados fue el que le hizo a Monterrey en la fecha 7, pues con un espectacular remate le dio el triunfo a los Zorros.Ante Tijuana y Santos también marcó, y su último tanto lo hizo en cuartos de final ante Santos Laguna. En total, sumó  mil 307 minutos, siete goles y una asistencia.

Al final de su contrato, en diciembre del 2013, Omar tuvo que regresar al Rebaño, dueño de sus derechos federativos, con el cual desde ese momento se convirtió en el capitán de su escuadra.


Pero Bravo Tordecillas tomó en nuevo aire en Colomos, Isaac Brizuela catapultó su carrera como nunca antes lo había hecho. Sumando escasos minutos en Toluca, el Cone fue solicitado por Tomás Boy y maravilló a propios y extraños.


El atacante tapatío se adaptó rápidamente a Atlas y a Omar Bravo, su nuevo socio. Brizuela se conviritió en un extremo punzante, desequilibrante en el mano a mano y que pisaba constantemente el área rival.


 Brizuela mostró su capacidad y calidad, los ojos del futbol nacional voltearon hacia él. En la fecha 5 ante Jaguares le dio el triunfo a los Zorros, mientras que en la 14 ayudó para el empate conseguido en San Luis.


El semestre rojinegro terminó abruptamente en cuartos de final ante Santos Laguna, pero en el caso del Cone se abrió la puerta para su regreso a Toluca y a la Selección Mexicana, a la que integró en el pasado mundial de Brasil.

Hoy, el destino y una buena cantidad de millones de dólares -a Toluca- vuelve a unir a Omar Bravo e Isaac Brizuela. La idea de la dirigencia rojiblanca es que repitan un semestre como el que tuvieron con el odiado rival, donde además de que fueron un dolor de cabeza para los zagueros rivales, fueron pilares para que Atlas no descendiera.

Bravo y Brizuela en Atlas


Bravo: 1307 minutos, 7 goles y 1 asistencia de gol
Brizuela: 1593 minutos, 2 goles y 1 asistencia de gol