Omar, ni tan Bravo

El capitán de Chivas no ha sido solución en el ataque a pesar de su gran experiencia y tener la responsabilidad de cargarse el equipo al hombro 

Omar Bravo
Omar Bravo (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Omar Bravo pasa por uno de los peores torneos de su carrera, y esto se ha visto reflejado en el pésimo momento de Guadalajara. El delantero carga además con la responsabilidad del gafete de capitán, situación que lo compromete aun más. La falta de confianza en un delantero es clave para un buen rendimiento y el penal fallado en la jornada 8 ante Xolos de Tijuana, refleja la poca seguridad del jugador que representa la esperanza rayada.

La experiencia en el balompié europeo, un Mundial y hasta cuatro Copa Oro no ha respaldado el nivel que este jugador ha mostrado en la actual campaña. Apenas en el Apertura 2015, Bravo había conseguido su tercer mejor torneo en cuestión de anotaciones con 10; sin embargo, el delantero no ha encontrado el gol en el Clausura 2016.

Su excelente comunicación con el entrenador argentino, Matías Almeyda, se vio reflejada en el campo en el Apertura 2015, sin embargo, el mal rendimiento de Dorados de Sinaloa posiblemente ha causado una relajación en el chiverío y este podría ser el caso de Omar Bravo.

El encargado de la ofensiva tapatía ha contagiado su falta de efectividad al resto de sus compañeros; el Rebaño Sagrado es la segunda peor ofensiva solo detrás de Dorados.

Desde su regreso a Chivas, tras su pasó por Atlas, Bravo registraba en promedio entre 4 y 5 goles por torneo; a este paso, podría asentar su peor torneo desde que es un referente en del Rebaño Sagrado.