ENTREVISTA | POR JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ

Omar Bravo Futbolista

El delantero de las Chivas afirmó que sus responsabilidades no se resumen únicamente a meter goles.

El presidente Bravo

El plantel lo llama “el presi” y con sus actuaciones, goles y liderazgo se gana sin problemas el apodo.
El plantel lo llama “el presi” y con sus actuaciones, goles y liderazgo se gana sin problemas el apodo. (Jesús Hernández Téllez)

Guadalajara

El respeto y respaldo del vestuario rojiblanco a Chivas es unánime. El de Los Mochis volvió a Verde Valle y pese a que venía del Atlas de inmediato asumió como líder y patrón del camerino de Chivas.

Es el Hidalgo de este plantel. "Es el único que se estaba matando en la cancha. Bravo da el 120 por ciento en cada partido", decía un integrante de la estructura de Chivas en el Omnilife al terminar el duelo ante Querétaro. Omar Bravo Tordecillas dice que le aprendió a Cufré, a Torrado, al Tiburón Sánchez y Héctor Reynoso. Él junto a Israel Castro y Aldo de Nigris lograron que volvieran las primas si ganan ciertos partidos o si logran una cantidad de puntos.

El plantel lo llama "el presi" y con sus actuaciones, goles y liderazgo se gana sin problemas el apodo.

¿Cómo te sientes con las nuevas obligaciones como la de ser capitán?

"Son muchas responsabilidades, la verdad. En la parte que me toca tengo que concentrarme, primero en mi trabajo y después si me da para ayudar al compañero lo hago, tratando de hablar, en realidad tengo muchos años en esta institución, pero también hace tres meses llegué y hay muchas caras nuevas y hay que aprender a hablarles a muchos de una manera distinta, por personalidad o carácter, pero es una responsabilidad muy bonita y la asumo como tal".

Ahora con tu llegada se solucionó el tema de las primas, de los premios, y se sana el vestidor. Por así decirlo sólo te falta firmar la nómina o manejar el autobús, ¿No?

"No, para nada, de pronto me echan carrilla (los demás jugadores)".

¿Qué te dicen?

"Presi, pero no ni al caso, simplemente también es importante el diálogo con la directiva, con el cuerpo técnico, que te expresen las inquietudes que hay en los vestidores, situaciones personales. No sólo somos futbolistas, somos personas, de repente pasan muchas cosas de la vida común que pudieran distraernos y tratamos que esas partes estén enteradas, después lo más importante es hablar dentro de la cancha. Uno pudiera decir acá mil cosas, pero lo importante es ser congruentes en el decirlo y el hacerlo dentro de la cancha de futbol".

¿Cuáles son las diferencias entre el Omar Bravo que vivía en la casa club, al de ahora?

"Los años, con ellos aprendes muchas cosas. Ahora ya tengo carro, no te creas. Son situaciones que te vas fletando en la vida, te vas formando un carácter, hay adversidades. No todo es miel sobre hojuelas, tienes que aprender a fletarte muchas cosas de la vida, en lo personal, en el día con día. En lo profesional también, el estar en diferentes clubes y conocer diferentes vestidores te hacen crecer, aprender y ahora en esta tercera etapa trato de plasmar una de cada cosa que hemos vivido".

Estás a once goles de alcanzar a Chava Reyes como el máximo goleador histórico del club. ¿Dónde sitúas a Omar Bravo en la historia del club?

"La verdad si hablamos con resultados y vemos el escudo del Guadalajara, me siento parte importante por una estrella, ahora imagínate a Chava Reyes que le ha dado forma al club con tantos campeonatos, por este equipo han pasado grandes figuras, grandes referentes que se acercan al club y que nos hacen conocer sus inquietudes, me siento si bien no uno más, sino una parte importante en la estrella que conseguimos".

Vas a superar a Don Chava. ¿Significa algo o cómo sería al otro día que lo logres?

"No será un día más, pero no sé, me enorgullece estar ahí, de entrada, en la historia del club, cada quien tiene su propio camino, Chava Reyes es y será un gran ídolo en el club Guadalajara, estimo mucho a su familia, a él cuando estaba en vida, siempre muy cerca del primer equipo. Si llegara a suceder, serán estadísticas que queden ahí y sinceramente si lograra esa marca, más que considerarme el número uno, sería un homenaje para él".

¿Te imaginas siendo campeón y que te entreguen a ti la copa, como capitán?

"Es algo simbólico, porque todos somos parte de esa estrella. Nadie juega solo, pero sí sería muy bonito porque aprendes con el tiempo a ser un portavoz del vestidor. Estar en los buenos y en los malos momentos, y sería algo muy padre si llegara. Les he aprendido a grandes capitanes aquí y también en otros lados como Cufré en el Atlas, Torrado en Cruz Azul, en el Dépor también con (Juan Carlos) Valerón, jugadores que saben cómo manejar un vestidor y tiene mucho recorrido. Joel Sánchez, Ramón Morales, Oswaldo Sánchez, capitanes importantes del club y referentes como el último que fue Héctor Reynoso".

¿Cómo te gustaría que te recuerden dentro de 15 o 20 años?

"Como yo me acuerdo de los Campeonísimos, sería un sueño, porque ellos ganaron muchos títulos, me gustaría ser recordado como un Omar Bravo que marcó una era, que estuvo en un equipo que dio títulos y no tanto por situaciones individuales, así los recuerdo a todos, al Bigotón Jaso, Nacho Calderón, Fernando Quirarte, así me gustaría ser recordado".