Almeyda, un técnico de ‘segunda’ para Chivas

El estratega argentino ha logrado sus mayores éxitos en la Primera B de Argentina; en el máximo circuito nunca logró consolidarse

Matías Almeyda
Matías Almeyda (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Guadalajara sufre una de las peores crisis en toda su historia, la urgencia de sumar puntos y dejar los últimos sitios de la tabla porcentual, se ha vuelto una misión imposible para todo aquel que ocupa el banquillo rojiblanco. José Manuel de la Torre no logró la regularidad, por lo que la directiva del Rebaño decidió dar un giro y apostar por Matías Almeyda.

Pero el estratega argentino de 41 años, al menos en la estadística, no luce como el más idóneo para el puesto, pues más allá de lograr el ascenso de River Plate y Banfield, sus pobres números en la primera división de argentina y su total desconocimiento del balompié nacional podrían hundir aún más a las Chivas.

La historia como Director Técnico de Almeyda se remite al 22 de junio de 2011, día en el que como jugador descendió a la Primera B de Argentina con River Plate y que además anunció su retiro como futbolista. Sin embargo, cinco días más tarde, el 27 de junio, Almeyda fue nombrado director técnico de los 'Millonarios'.

Durante su dirección en la segunda división, el sistema de juego no llegó a convencer del todo, sin embargo en la última fecha el equipo logró el ascenso al derrotar al Almirante Brown 2-0. En total, Matías consiguió una efectividad de 68% con 73 puntos en 38 partidos.

El equipo consiguió el ascenso aun con un funcionamiento pobre, pero ya establecidos en la máxima categoría las fallas fueron muy evidentes, por lo que después de 17 fechas y luego de 5 victorias, 4 derrotas y 8 empates el 'Pelado' fue destituido.

A pesar de lo anterior, Almeyda aseguró a su salida que todo se trató de una traición, ya que se esperaba la llegada de Ramón Díaz: "Ramón Díaz fue quien me sacó de River. Dos meses antes sabía qué iba a pasar. Fue una traición grande".

Su siguiente parada fue Banfield, equipo al que rápidamente implementó un estilo que lo llevó a ascender a la primera división.

La historia se repetía y a pesar de que el equipo lucia espectacular al frente, los resultados no lo avalaban, así que finalmente Matías presentó su renuncia.

Ahora el reto es mayor, Almeyda no luchara por ascender a un equipo, si no por mantenerlo en la categoría, un equipo que es el más popular de un futbol que desconoce en su totalidad.