"Hay que aguantar sin llorar": Almeyda

El estratega argentino fue claro al decir que hay que saber ganar y perder, luego de que el América les quitara el sueño de alcanzar el título de Liga. 


Matías Almeyda sentenció que ahora tendrán tiempo para analizar qué es lo mejor para el equipo.
Matías Almeyda sentenció que ahora tendrán tiempo para analizar qué es lo mejor para el equipo. (Mexsport)

Guadalajara

Matías Almeyda vivió el final del partido de manera angustiosa, en las pelotas paradas que su equipo tuvo al final del encuentro pedía que todos fueran al remate, tras el último tiro de esquina que se ahogó, lamentó que nadie de sus jugadores pudiera llegar al remate. Chivas mejoró su cara futbolística, pero quedó eliminado en un Clásico, y eso bien lo sabe el Pelado, es algo que tarda en curarse.

“Uno fue jugador y no hay palabras que describan una derrota semejante. Estos jugadores dejaron todo. El futbol tiene victorias, empates y la derrota. Hay que ser hombre también cuando se pierde, pero nada puede describir el sentimiento que tengo yo y los jugadores”, dijo.

Como era de esperarse, en la rueda de prensa de Matías apareció la palabra fracaso en los cuestionamientos, algo que no gusta mucho al entrenador rojiblanco que, dijo, se perdió por un solo gol y no porque América haya sido un rival que lo superara con mucha claridad, pero aceptó que algo habrá que hacer para en el futuro inmediato avanzar más allá de los cuartos de final.

“Es fácil hablar, depende del resultado; bloqueamos al rival y se define la serie por un gol en pelota parada. A diferencia del partido pasado se mostró mejor futbol. Los últimos minutos se trata de llegar al gol de cualquier manera. Se terminó, no lloramos, hicimos un campeonato digno. No tengo más que agradecer a jugadores, dirigentes y a la gente”.

Comentó que “el análisis es del resultado final, pero no hubo alguien superior, solo fue un gol. Tuvimos chances, pero esto es futbol. Hay que aguantar cuando se pierde y sin llorar. Algo nos faltó, para que sigamos creciendo y llegar a conseguir otro campeonato más. Mi trabajo es más profundo que un resultado. Si Dios quiere, hay que jerarquizar al equipo individual y colectivamente”.

Reconoció que su equipo hizo lo posible, lo buscó hasta el final, pero no pudo, al tiempo que le dio el mérito justo a lo que logró América: “se cerró bien, el futbol se gana con goles y hoy no lo hicimos”. Admitió que “nos vamos tristes. Es difícil de explicar cuando quedas afuera, los momentos amargos son los que más tardan en irse. Hay que hacer reflexiones y ver qué depara el futuro”.

A partir de ahora, Chivas empieza a pensar en el futuro, en afianzar su proyecto y en ver las posibilidades de reforzarlo para que el siguiente año se pueda dar un paso más adelante.