A Chivas le faltan ídolos: Joel Sánchez

El famoso Tiburón, campeón con el Rebaño Sagrado en el verano 1997, criticó la ausencia de referentes en el actual plantel; también fue jugador del América 

Joel Sánchez
Joel Sánchez (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Aunque el caprichoso destino y decisiones que estaban fuera de sus manos lo llevaron por año y medio a las Águilas del América en el cierre del siglo XX, el ex defensa Joel El Tiburón Sánchez, siempre ha sabido lo que significa jugar en las Chivas Rayadas del Guadalajara y el orgullo de ser parte del equipo.

Ya en el retiro y comenzando su andar como entrenador, El Tiburón no es ajeno a la realidad que vive el equipo de toda su vida, la institución que lo forjó, no solo como futbolista, sino como persona, situación que lo hace sufrir, le duele ver al Rebaño pelando por la permanencia en la élite de la Liga MX.

Con una figura atlética que pareciera que sigue en activo, Joel recién volvió a la Perla de Occidente, luego de ser cesado como estratega de los Mineros de Zacatecas, en el Ascenso MX, y sentado en la sala de su casa, habla de los puntos frágiles que tiene desde su perspectiva el cuadro que dirige el argentino Matías Almeyda.

Contundente, el campeón con Chivas en el lejano Invierno 1997 cree que el equipo ha perdido identidad y ascendencia con sus afi cionados, como consecuencia de la carencia de un ídolo o referencia.

"Puede ser que sí falta más identidad de la afi ción con el jugador, porque el último ídolo quién puede ser, y no sé quién pueda cargar con ese mote, que es complicado. Quizá de los últimos que la gente identifi ca la gente como ídolos, puede ser El Bofo (Bautista), pero él no surgió de Chivas, Ramón Ramírez que venía de Santos, el mismo Oswaldo Sánchez capitán del último título, pero tampoco es formado en Chivas", apuntó el ex zaguero.

¿Le falta un ídolo a Chivas?

Uno, no; le faltan muchos, ojalá fueran diez referentes; sino son ídolos, al menos que sean referentes del equipo y que la gente los tenga bien ubicados y compre sus playeras, eso me gustaría, porque cuando voy al estadio veo que traían playeras de figuras del pasado.

Joel es quizá de los últimos jugadores que han portado la camiseta de Chivas y América, porque desde la llegada de Jorge Vergara Madrigal como dueño en 2002, fue una de sus consignas, terminar con el intercambio de jugadores, pero el caso del Tiburón, es especial, ya que en 1999, su traspaso sirvió para sanear un poco las finanzas del club que era propiedad de Salvador Martínez Garza.

“La situación económica estaba un poco apremiante para el licenciado Martínez Garza, y con mi venta al América, ahí se saldo un poquito, digo qué tanto pude haber costado yo, no, jeje. Pero ahí colaboré un poquito para saldar esa deuda que tenía él y no había mucha opción”, comentó Joel Sánchez con cierta melancolía.

¿A la distancia te deja tranquilo haber ayudado así?

Honestamente, no había mucha opción y ya viéndolo a mi conveniencia estaba todo bien, porque estaba más cerca de la selección y además llegaba a pelear un campeonato con un equipo tan importante como América, pero seguiría jugando los clásicos nacionales, pero del otro lado.

También, Joel considera que uno de los aspectos que han marcado la gestión de Jorge Vergara Madrigal en los últimos años, responde la falta de un directivo con las bases para manejar los destinos deportivos de uno de los clubes más ganadores y populares en la historia del futbol mexicano, situación que contrasta con lo que experimenta el rival odiado, el América.

“En los últimos años, América ha trabajado bien y hablo desde la estructura a nivel de los directivos, ha llevado buenos jugadores, buenos presidentes deportivos empapados de futbol, con pleno conocimiento de lo que es un equipo profesional y en ese sentido se marca la diferencia. En Chivas, desgraciadamente, ha habido una inestabilidad que se nota en resultados y en toda la gente que va y viene en todos los puestos, desde jugadores hasta directivos y eso cobra facturas en el plano deportivo”.