Fría despedida de Chivas en casa

La escuadra rojiblanca se despidió del torneo al igualar sin anotaciones ante Tigres, en el Omnilife. 


Último partido de Chivas en casa
Los aficionados de Chivas despidieron a su equipo con abucheos. (Mexsport)

Guadalajara

El frío llegó a la ciudad y al Omnilife. Con ese ambiente gélido Chivas se despidió del torneo en casa al igualar sin anotaciones ante Tigres. La pesadilla está a punto de terminar para el conjunto rojiblanco, que finiquitará su actuación ante Monterrey y Morelia.

La invasión tendrá que esperar hasta la Liguilla. Cuando se esperaba que miles de aficionados de Tigres pintarían de azul y amarillo las tribunas del Omnilife, sólo fueron unos dos mil regios los que se hicieron sentir en la casa del Rebaño.

La respuesta de los seguidores rojiblancos no fue la mejor, esto a pesar de que se trataba de la última tarde de futbol del año para Chivas como local. Si bien hace meses Jorge Vergara afirmó que el Guadalajara no apoyaría a ningún grupo de animación, esto luego de los actos de violencia que se presentaron el torneo pasado en el Clásico Tapatío, este domingo la barra rojiblanca ocupó su sitio original, en la cabecera sur.

Los aficionados regios entonaban el ‘Tigres, Tigres, Tigres’, y en respuesta los locales comenzaron con el ‘Chivas, Chivas, Chivas’. Dentro del terreno de juego el Rebaño brindaba una de sus mejores actuaciones del semestre, con orden, tenencia de la pelota y llegadas.

El contraste se evidenció en las bancas. Mientras José Manuel de la Torre vivía el duelo al borde del área técnica, con gritos, indicaciones y reclamos, Ricardo Ferretti permanecía sentado, consciente de que el boleto a la Liguilla ya lo tenían en la mano.

Aunque el Guadalajara dominó en gran parte del primer lapso, fue hasta la segunda mitad cuando tocaron fuerte la portería de Nahuel Guzmán. Tras un servicio de esquina desde la izquierda apareció en el área Gerardo Rodríguez para enviar su cabezazo a centímetros del poste izquierdo, ahogando así el grito de gol de los presentes.

El frío se apoderó del inmueble rojiblanco y enfrío no sólo a la tribuna, sino a los 22 futbolistas. Los del Guadalajara perdieron la brújula, mientras que los visitantes se veían cada vez más cómodos con la igualada.

La historia se repitió una vez más. Los nobles seguidores del Guadalajara regresaron a casa decepcionados, despidiendo a su equipo con abucheos, pero en esta ocasión sin la certidumbre de entrar gratis en la fecha 1 de la siguiente campaña donde pelearán por mantener la permanencia.