El otro conductor de chivas

Desde 2012, él es el encargado de transportar a todo el plantel de chivas a cada uno de sus partidos de local, así como a los de las ciudades cercanas, por lo que sabe cómo es el día a día en el club


Joel García llegó a la institución en 2012
Joel García llegó a la institución en 2012 (Carlos Zepeda)

GUADALAJARA, Jalisco

Joel García llegó a Chivas en 2012 y desde su arribo al club rojiblanco le ha tocado vivir de todo, unas buenas y otras muy malas, pero el chofer del camión del Rebaño Sagrado solo le falta un campeonato, así lo con­ esa en una entrevista con La A­fición, en la que señala que su pasión siempre ha sido estar al volante y que para llegar a transportar al más grande de México pasó por todas las facetas, pues de joven lo contrataban solo para lavar los camiones y hoy maneja uno de superlujo, que tiene poco más de un año de que lo estrenó Chivas.
“Para mí no fue difícil, para mí fue algo muy sencillo, es algo que me gusta hacer, es algo que lo llevo en la sangre, me enseñó mi padre desde muy pequeño a ser conductor de autobús y esto se adquiere con los años, con la experiencia, y como decían los conductores viejos, llegar, escuchar los consejos y llegarás a viejo y a los objetivos que te pongas”.

¿Cuál fue tu primer partido?
Fue en San Luis Potosí, viajamos a San Luis y ahí fue cuando empecé con el Club Deportivo. Me quedó muy grabado, fue un recuerdo grandísimo porque nunca había tenido esa experiencia de llegar a un estadio con tanta a­ afición, ya había movido a otros equipos, pero no como a Chivas, que tiene bastante, muchísima a­ afición. Fue sorprendente para mí porque al llegar al hotel era un espacio bastante reducido, bastante gente, vehículos y tenía bloqueado el ingreso, la mejor decisión era meter el autobús de reversa, les dije que de frente no entraba, hice mi maniobra y entré al hotel en menos de un minuto y de reversa, fue un objetivo que les gustó al club, les gustó como manejé de reversa con la unidad, pues era difícil meterlo de frente.

¿Cuál de los técnicos que has tenido en Chivas ha sido el más complicado?
Ninguno, para mí, mi trabajo es ser el mejor, o como me dicen los compañeros cuando vacilamos, que soy el único, pues sí, soy el único, para mí nunca hubo obstáculos ni di­ficultades, para mí todos los técnicos son excelentes y siempre trato de hacer lo mejor posible mi trabajo, para no tener ningún inconveniente.

¿Qué partido es el más difícil al que has tenido que llegar al estadio?
En los clásicos es cuando hay mucha adrenalina, más presión, mucha gente nos visita, televisoras, radiodifusoras, pero siempre estamos latentes, no podemos tener fallas, ni errores, siempre me gusta tener opción A u opción B, hasta ahora nunca hemos tenido algún problema, algún retraso, siempre hemos tenido éxito en todos los partidos.

¿Cuánto tiempo haces del hotel al Omnilife?
Tratamos de hacer un tiempo de 15 a 17 minutos; si logramos hacer menos, para nosotros es mucho mejor, siempre y cuando apliquemos los sistemas de seguridad, pues llevamos al equipo, ellos van concentrados en su trabajo, por eso siempre trato de tomar las mayores precauciones para lograr desplazarnos lo más rápido posible.

¿Cuál ha sido el jugador con el que más platicas en el camión?
Todos vacilan, pero como yo siempre les transmito mucho respeto, pues son jugadores muy grandes para mí, son mis ídolos y siempre los respeto mucho y al igual me respetan mucho, siempre hay alguno que le gusta vacilar, que le gusta platicar, uno de ellos era Néstor Vidrio, muy platicador, le gustaba mencionar detalles, todo lo tomaba a risas, a bromas. A (Carlos) Salcido también le gustan las bromas, pero es tranquilo.

¿Ningún jugador ha querido manejar el camión del Guadalajara?
 Hubo ocasiones, muy pocas, como Marco Fabián, quien es un poquito inquieto, que le gusta conocer más de mi trabajo, no lo ha logrado manejar, ha intentado moverlo, sentarse; a muchos jugadores les gusta tocar el claxon, les gusta ver la unidad, ver las dimensiones del autobús y ya cuando se sientan al volante, ven los controles, los aparatos, tienen curiosidad por cada aparato y cada tecla, para ellos es algo nuevo, novedoso sentarse al volante de un autobús.

¿Ya quieres transportar una nueva Copa de un campeonato?
Ya tenemos ganas, ya queremos una Copa, estuvimos muy cerquita, pero no, ya me ha tocado la oportunidad de ser campeón con la Sub 20 y la Sub 17, y sí queremos tener la oportunidad. Tenemos que lograrlo y ya estamos próximos.

¿Se ha subido al camión Jorge Vergara, cómo ha sido?
Sí, ya son cuatro o cinco ocasiones que ha viajado con nosotros en el autobús, nada de nervios. Mi trabajo me gusta, sé cómo hacerlo y siempre nos ha salido bien”.