Chivas, la ruta de campeón

A pesar de que la prioridad sigue siendo salvar la categoría, el Rebaño tiene números que le permiten ver más allá; cifras que superan las del título obtenido en 2006

Omar Bravo, delantero de Chivas
Omar Bravo, delantero de Chivas (Mexsport)

Ciudad de México

Las Chivas parecen haber encontrado el rumbo que no solo les permita esquivar el problema con la tabla porcentual, sino también regresar en un corto y mediano plazo a los primeros planos en el futbol mexicano.

El Rebaño ha reencontrado la comunión con su afición, y en el terreno de juego plasman la idea del entrenador con goles y resultados positivos; sus delanteros atraviesan por un estado de gracia que hace mucho no se les veía, resaltando el repunte de Aldo de Nigris, quien poco a poco recupera la confianza y el protagonismo.

Lejos de aquellos argumentos que suponían ayuda arbitral hacia los hombres de José Manuel de la Torre, lo único cierto es que los tapatíos, con todo y esos detalles que faltan por ajustar, suman cinco partidos consecutivos con victoria (entre liga y copa).

En el torneo de liga superan incluso los números que, hace ocho años, los llevaron a ser campeones del balompié nacional. En aquel Apertura 2006, tras ocho jornadas disputadas, el equipo también dirigido por el 'Chepo' contabilizaba doce unidades y se instalaba en la octava posición de la clasificación general.

En el presente Clausura 2015, con catorce puntos, los rojiblancos son quintos de la tabla de posiciones tras sumar cuatro victorias, dos empates y dos descalabros, y si bien la meta principal sigue siendo la salvación del equipo, las aspiraciones para el cierre de temporada comienzan a subir de nivel.

De seguir en esta línea y una vez consumada la permanencia en el máximo circuito, el cuadro jalisciense se encaminaría a una nueva liguilla, instalado en una mejor posición a la que en 2006 les permitió acceder a la final desde un repechaje, pues únicamente cinco puntos separan al 'Rebaño' del superlíder Tijuana.

Otro punto donde la actual oncena supera a la de aquel Apertura, es en el aspecto defensivo, pues únicamente han admitido seis goles en ocho partidos, tres menos de los que en ese entonces registraban; la deuda pendiente reside en la ofensiva, donde hoy están cuatro goles debajo de los catorce conseguidos hace ocho años.

Al calendario Chiva le restan juegos complicados, pues aún deben afrontar los compromisos ante: Toluca, Atlas, León, Xolos, América y Tigres. Por lo que una hipotética clasificación y salvación, aún deberá llevar cierta dosis de nerviosismo.