Chivas y América no se hacen daño en la ida

El Rebaño Sagrado y las Águilas empatan sin goles en un Clásico Nacional donde los tapatíos tuvieron la pelota y los americanistas las llegadas de mayor peligro. Rubens Sambueza se fue expulsado

Enviado, Guadalajara

Chivas y América empataron a cero en un Clásico Nacional que tuvo intensidad, pero poca eficacia en las áreas. El Rebaño mandó con mayor posesión, aunque no tuvo lucidez en ataque, y las Águilas fueron un poco más conservadoras, tuvieron la capacidad para generar acciones de peligro y no se fueron arriba en el marcador, porque Rodolfo Cota estuvo atento para conservar el cero. Tampoco faltó la polémica, por las expulsiones de Sambueza (doble amarilla) y la de Zaldívar (roja directa). Al final, el cero a cero tiene tintes de ser más peligroso para América, pues un gol de Chivas les obliga a marcar dos. Pero también avisa que los tapatíos tendrán que dejar espacios a la hora de buscarlo. Como sea, el domingo, en el estadio Azteca, solo uno saldrá con el billete a semifinales.

Chivas arrancó mejor el partido, con la pelota en su poder, mientras América se ordenaba para evitar el daño a su portería. El equipo rojiblanco buscó ser eléctrico desde el inicio con Brizuela y Cisneros tratando de profundizar por los costados. Las Águilas asumieron que en los albores del juego tendrían que resistir e irse soltando poco a poco. Pero les costó más de lo pensando porque la bola era de los tapatíos y la posesiones azulcrema eran demasiado cortas.

Poco a poco los dos equipos buscaban acercarse al arco rival, lo hacía de manera más constante el conjunto local que circulaba con más sentido la pelota. Los visitantes no perdían el sentido defensivo, más junto y esforzándose para no dejar espacios. Mantenía la intensidad el Rebaño que empezó a mirar de cerca a Hugo González, primero probó suerte Zaldívar con un remate que se fue por encima del travesaño.

Después vino un tiro centro de Edwin Hernández, la pelota tomó una ruta amenazadora, por lo que Hugo no se complicó y desvió la bola a tiro de esquina. Eran los minutos en los que Chivas se tenía fe, pero América mostró que podía hacer daño si encontraba algún espacio, una salida rápida se convirtió en un contragolpe vertiginoso montado por Andrés Andrade, se fue el Rifle de norte a sur y logró sacar un tiro que Cota apagó en dos tiempos.

Pintaba para que el juego creciera, pero no fue así, América no se animó, volvió a su plan de inicio, Chivas seguía apretando, pero sin encontrar espacios. Y las Águilas en ataque no tenían color, mantenían el esfuerzo defensivo, pero tenían poco tiempo la pelota en su poder. Pasada la media hora bajaron las revoluciones del Rebaño y América empezó a salir del fondo. Darwin sacó una media vuelta que exigió a Cota, fueron los momentos más agresivos de las Águilas que tuvieron una serie de tiros de esquina, en uno de ellos Andrade sacó un tiro que de nuevo Cota alcanzó a desviar antes de que el disparo del colombiano abriera el marcador.

En los últimos cinco minutos creció el juego, la tuvo Brizuela en un tiro que se fue desviado y Darwin no alcanzó a rematar un tiro de esquina que fue peinado en el primer palo. Chivas y América se iban a los vestuarios sin daños, con el Rebaño siendo mejor en la tenencia de la pelota y las Águilas resistiendo en defensa.

El complemento arrancó con ocasiones para ambos. Salcido probó con un tiro de media distancia y Andrade bombeó de más un pase filtrado de Darwin. Después, la serie dio un vuelco por la expulsión de Sambueza, el capitán de América, que no jugó ante Pumas por evitar ese tipo de riesgos, vio la primera amarilla al 27', por una falta sobre Cisneros, se salvó de que el árbitro (César Arturo Ramos) le mostrara la segunda en una barrida sobre el Chapo Sánchez, pero el silbante le tomó la matrícula y cuando Rubens disputó una pelota con Brizuela, le sacó la segunda amonestación al 60'.

Con media hora de juego por delante, Chivas se lanzó al ataque, Almeyda mandó a la Chofis López y Omar Bravo para buscar llevarse la ventaja. Ambriz hizo lo propio y reforzó su medio campo, sacó a Darwin para darle paso a William, era una prioridad evitar el gol en contra. Incluso, con un hombre menos, América armó una acción que le permitió al Rifle Andrade sacar un tiro raso cruzado que Cota manoteó milagrosamente.

El juego se niveló en expulsiones porque Zaldívar vio la roja por una barrida sobre Paul Aguilar. Sobre el final, ninguno quiso atreverse de más, porque un gol hubiera sido un daño severo, cerraron los espacios y dejaron todo para la vuelta en el Azteca.