Chivas se quedan solas

El Omnilife volvió a pintarse de rojo por las butacas ante la poca asistencia de los aficionados de Chivas.


Empate a ceros en el Omnilife
El Omnilife lució vacío en el encuentro Chivas contra Puebla. (Mexsport)

Guadalajara

La afición del Guadalajara castigó el mal paso del equipo y apenas 12 mil 632 aficionados presenciaron el empate sin goles y la falla de Ángel Reyna, esta noche en el Estadio Omnilife. No, no fue un partido de la Copa MX.

A Chivas no sólo le falta juego, sino que ahora juegan el descenso sin la compañía de su afición. El equipo más popular del país volvió a ver sus tribunas vacías. Apenas hace una semana el Omnilife presenció una de las mejores entradas en su historia, Ronaldinho y los precios altos no detuvieron a la afición, pero ante el Puebla se la cobraron y decidieron no hacer presencia para ver ahora a Cuauhtémoc Blanco.

Los ingresos al inmueble rojiblanco fueron fluidos para los espectadores que se dieron cita y que en un comienzo, esperaban que el Rebaño saliera airoso, la reventa no encontró mercado y los vendedores de refrigerios también se quedaron sin clientes.

El partido comenzó, los minutos pasaron y el cometido parecía llegar para los fieles seguidores, Ángel Reyna tuvo la oportunidad desde los 11 pasos, pero ahogó el grito de los aficionados, errando un penal. Las caras se alargaron más cuando llegaron las expulsiones y el partido se complicó, Néstor Vidrio siguió a la estocada del espectador y dejó al equipo con un hombre menos, Israel Castro puso lo suyo y también se fue.

Al final la afición abandonó el estadio no sin antes mostrar su descontento ante lo que vio y recriminando la actuación de su equipo con una sonora rechifla.

Apenas el día anterior Leones Negros vivió una situación similar, manifestación de ambas aficiones para dos equipos que se encuentran en los últimos lugares del descenso y que perdieron la conexión con la tribuna.