La debilidad de Chivas

Matías Almeyda tiene un once experimentado que incluye a un juvenil, pero su mayor problema empieza en la banca, donde predominan los novatos

Matías Almeyda, técnico de Chivas.
Matías Almeyda, técnico de Chivas. (Carlos Zepeda)

GUADALAJARA, Jalisco

En el último torneo el mejor ejemplo de un equipo competitivo fueron los Tigres de la UANL. En la Liguilla pasada salía de cambio Javier Aquino y entraba Damián Álvarez, luego salía Guido Pizarro y entraba Egidio Arévalo.

Un equipo competitivo tiene que tener una banca respetable, que esté a la altura de los titulares. Si no la tiene es difícil llegar lejos en una competición tan cerrada.

Hoy, las Chivas cuentan con un plantel digno, así como un once que le puede pelear a cualquiera, con elementos de suma experiencia y solamente un juvenil, el caso de Carlos Cisneros.

El problema viene después, para empezar, no hay una banca que soporte una tarjeta de expulsión, una lesión o una baja de juego. El banquillo del Rebaño Sagrado está integrado en su mayoría por elementos juveniles y el único que tiene nivel, experiencia y muchos juegos encima, es Carlos Salcido.

El de Ocotlán dejó de contar para Matías Almeyda como titular, ya que en el nuevo esquema no puede poner a dos contenciones de inicio, por lo que Salcido esperará turno en el banco al inicio del torneo.

El resto de los suplentes son el portero Rodolfo Cota, quien tiene pocos años de experiencia como titular y no ha podido hacer carrera como elemento indiscutible.

En el caso de los centrales, si bien tiene recorrido en el futbol mexicano, Oswaldo Alanís viene de una lesión; Hedgardo Marín (y hasta Juan Basulto) también está esperando su momento para contar con minutos en la Liga.

Jesús Sánchez es la opción en la lateral derecha solamente en caso de lesión, pero los mejores años del Chapito ya pasaron y nunca pudo consolidarse.

Por izquierda, Edwin Hernándezno ha mostrado el nivel que lo trajo al Rebaño Sagrado, por lo que solamente un declive en el juego de Ponce o una lesión lo harán jugar pronto.

Otros jugadores que arrancarán en la banca son Michael Pérez (con Chepo de la Torre supolo que era ser titular) y Javier Eduardo López, un zurdo que entra en el gusto de Almeyda y puede ver acción en muchos minutos en la cancha, pero no deja de tener 21 años de edad.

En el ataque el que viene de la banca es Michel Vázquez, quien marcó un par de goles importantes en el semestre pasado, si se diera una lesión o suspensión de Bravo el que tomaría ese sitio es Vázquez, quien también le gusta al técnico.

Otro nueve de área es el caso de Ángel Zaldívar, quien marcó dos goles el certamen más reciente. El canterano de Chivas tiene poca experiencia en Primera División, pero en algún momento del torneo tendrá sus minutos en la justa que arranca este domingo en el Omnilife para los rojiblancos.

Así pues, aunque hay algunos futbolistas con recorrido en la Liga, no están en nivel para ser soluciones inmediatas. La banca rojiblanca está llena de juventud e ímpetu, pero de entrada no asusta a nadie, solo a su técnico, quien espera que no haya lesiones ni suspensiones.

Los suplentes de Chivas están lejos de los de Tigres o Monterrey, pero ésta es la oportunidad que siempre habían pedido estos juveniles. Si no aprovechan este tren, será difícil que en la entidad rojiblanca les lleguen dos oportunidades para trascender en la Primera División.