A Chivas los dejan fríos

Julio Furch igualó los cartones a dos goles en la parte final del encuentro entre Tiburones y el Rebaño y dictó el empate a dos goles definitivo entre escualos y rojiblancos


El Guadalajara y Veracruz repartieron puntos tras un 2-2 final.
El Guadalajara y Veracruz repartieron puntos tras un 2-2 final. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Un derechazo potente de Julio Furch terminó con la verbena rojiblanca. Chivas se alistaba a festejar su primera victoria del campeonato, pero la anotación del argentino en la recta final del encuentro enfrió a todo el Omnilife.

El Guadalajara y Veracruz repartieron puntos tras un 2-2 final. Los locales fueron muy superiores, Carlos Peña se estrenó con gol, pero un descuido defensivo decretó el primer empate de la temporada para los rojiblancos.

Con el anuncio de boletaje agotado, cientos de aficionados rojiblancos llegaron a la primera cita del Clausura 2016. Los arribos de Orbelín Pineda y Carlos Peña generaron gran expectación entre la gente de Chivas.

Y muy pronto este par de refuerzos dieron dividendos al Rebaño. El ex jugador del Querétaro recibió el esférico por el corredor derecho, desbordó, envió un servicio al área que chocó en la pierna de Carlos Calvo, el desvío benefició a Carlos Peña quien de paloma envió el balón al fondo con la cabeza. Estreno de lujo para el Gullit.

La anotación despertó a los seguidores del Guadalajara. El “Chivas, Chivas, Chivas” comenzó a retumbar en el Omnilife. La doble amonestación y expulsión de Gabriel Peñalba provocó los reclamos veracruzanos. El silbante Miguel Flores consideró que el argentino lo intentó engañar al caer dentro del área.

Orbelín Pineda y el Gullit comenzaron a conectarse y provocaron peligro en la portería de Melitón Hernández. Pero el frío llegó al inmueble rojiblanco a nueve minutos del descanso. Ya con 10 hombres, Veracruz igualó mediante el capitán Leobardo López. La igualada cayó como baldazo de agua fría para Matías Almeyda, quien enfiló cabizbajo a su banca en pleno festejo jarocho.

En la parte complementario Eduardo López ingresó al terreno de juego para ponerle magia al encuentro. La Chofis comenzó a encarar, desbordar y sacarse rivales en base a su habilidad. El bajito volante rojiblanco tomó la esférica en las afueras del área, realizó par de amagues y sacó derechazo potente que terminó estrellándose en la pierna de Alan Zamora para concretar así el autogol y la ventaja de Chivas. Nuevamente los más 39 mil aficionados explotaron de júbilo.

Con el paso de los minutos Veracruz fue desapareciendo en la cancha. Carlos Reynoso no paraba de regañar a sus jugadores. El Guadalajara tocaba el balón a placer y la gente coreaba la faena con el ‘ole, ole, ole’.

La fiesta rojiblanca se convirtió en un velorio en un abrir y cerrar de ojos. Julio Furch selló un contragolpe a toda velocidad que comandó Daniel Villalba e igualó los cartones a dos goles. Tras recibir el segundo gol, Matías Almeyda volteó a su banca y comenzó a maldecir con suma molestia.