Doce años de Vergara en Chivas

Jorge Vergara adquirió a Chivas el 31 de octubre del 2002, prometió, entre otras cosas, convertir al popular equipo mexicano en el mejor del mundo en un lapso no mayor a una década.

Jorge Vergara abraza a Adolfo Bautista
Jorge Vergara abraza a Adolfo Bautista (AP )

GUADALAJARA, Jalisco

Cuando el empresario Jorge Vergara adquirió a Chivas el 31 de octubre del 2002, prometió, entre otras cosas, convertir al popular equipo mexicano en el mejor del mundo en un lapso no mayor a una década. Doce años después, el Guadalajara está lejos de codearse con el Real Madrid o el Barcelona, y en cambio contempla la posibilidad de perder la categoría por primera vez en su historia.

Vergara, quien amasó su fortuna vendiendo suplementos alimenticios, sorprendió durante una asamblea en la que adquirió 190 certificados de propiedad de otros socios y compró por 260 millones de dólares al equipo que entonces estaba rentado a la Promotora Deportiva Guadalajara.

El empresario, con un proyecto denominado Chivas de Corazón, prometió entonces: "Son cinco años para ser el mejor equipo de México y tenemos que apostarle a las fuerzas básicas, eso es lo que vamos a hacer. La promesa de ser el mejor equipo del mundo es a 10 años y lo vamos a cumplir".

Tras ser finalista del torneo Clausura de 2004, el Guadalajara consiguió el decimoprimer cetro de su historia en el Apertura de 2006, para convertirse en el equipo más laureado del futbol mexicano. El América lo empató en la cima con 11 coronas tras conquistar el Clausura de 2013.

Pero después de ese campeonato hace ocho años, Chivas ha estado más cerca de la parte baja de la tabla que de sumar otro trofeo.

"Guadalajara es una empresa exitosa, de lo que yo lo compré al valor actual son casi 600 millones de diferencia y demuestra lo exitosa que es", dijo Vergara recientemente en un seminario en Tijuana. "El fútbol engloba muchos factores, en cuanto al primer equipo de primera división, sí estamos en crisis".

Esa crisis se ha derivado en gran medida por la famosa impaciencia del dueño con sus entrenadores y directivos y hasta con algunos jugadores.

Un ejemplo claro es el estratega José Manuel De la Torre, quien le dio al equipo ese título en el Apertura de 2006 y que fue cesado menos de un año más tarde. El "Chepo" De la Torre después ganó dos campeonatos con Toluca y dirigió a la selección mexicana, antes de volver al equipo hace un par de fechas para tratar de salvarlo del descenso.

El descenso en México se define promediando los resultados de los seis últimos torneos. Actualmente, Chivas es 16to en esa clasificación con un promedio de 1.0247 puntos, mientras que Puebla (1.0000) y Universidad de Guadalajara (0.8571) vienen detrás. El último equipo de la tabla pierde la categoría.

Al volver a Chivas, el "Chepo" se convirtió en el 23er entrenador en dirigir al Guadalajara desde que Vergara adquirió el equipo, y es uno de cinco técnicos que han tenido dos etapas.

De la Torre fue fichado por su hermano Néstor, quien también regresó a la escuadra ahora como presidente. De la Torre había sido vicepresidente deportivo del Guadalajara entre 2002 y 2009, cuando dejó a Chivas para convertirse en director de selecciones nacionales.

"Estamos en una situación nada agradable. Lo más importante es trabajar para salir adelante, no es agradable salir a la calle", dijo Néstor De la Torre. "Chivas tiene que salir en el espacio donde se encuentra en la tabla de la preocupaciones de descenso".

Además de Néstor De la Torre, en los últimos dos años han desfilado en puestos de la dirigencia el holandés Denis Te Kloese, Juan Manuel Herrero y Francisco Palencia. Antes estuvieron Ivar Sisniega, Juan José Frangie, Pedro Sáez, Rafael Lebrija y Rafael Ortega.

El holandés Johan Cruyff fue fichado como asesor en febrero del 2012 y en diciembre del mismo año fue cesado por Vergara.

"Se cometieron errores a raíz de traer a los holandeses, el error fue pensar que los holandeses, en este caso Johan Cruyff, iban a derramar toda su sabiduría en Chivas de una manera muy abundante y potente. Me equivoqué, no derramó nada el desgraciado, nada más ganó dinero y generó una crisis emocional bestial, esa es una realidad; la idea no era mala, traer al mejor del mundo a Chivas", agregó Vergara.

Con su inversión millonaria en riesgo en caso de perder la categoría, el polémico dueño ahora le está apostando a los hermanos De la Torre, quienes juntos le dieron a Chivas su último campeonato.

"Para mí no existe la posibilidad, no estamos pensando en el descenso. Lo vamos a lograr tengo la ventaja de que Chepo lo cree, Néstor lo cree y en Chivas lo creemos todos. Lo que visualizas y crees es lo que logras, si yo estuviera pensando en el descenso, me voy a ir al descenso. No vamos a descender", concluyó Vergara.

Chivas, que atraviesa por una racha de seis partidos en fila sin triunfos en el torneo Apertura, visita el sábado al América en el clásico más disparejo desde que se instauraron los torneos cortos en México. Un revés, combinado con un triunfo de Veracruz, dejaría al Guadalajara en la penúltima posición de la tabla de descensos.

El América es líder del campeonato con 29 puntos, 18 más que el penúltimo Chivas.