Recuerdos de gloria y noche triunfal para Chivas

Mientras que para Pumas se repite la historia, una escuadra que hace 34 años no conoce la victoria en suelo rojiblanco.


Una vez más, se repite la historia de paternidad que Chivas tiene sobre Pumas cuando juegan en Jalisco.
Una vez más, se repite la historia de paternidad que Chivas tiene sobre Pumas cuando juegan en Jalisco. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Mucho se ha repetido que quien no conoce su historia está condenado a repetirla. La frase tiene tintes de advertencia para aquellos que no aprenden de sus errores y caen constantemente en el mismo bache, pero hay algunos como Chivas que toman estas palabras como receta para el éxito; recuerdan su historia en el afán de que no cambie.

Este domingo fue un ejemplo claro de ello. Incidentalmente, el Guadalajara se llenó de apologías a su pasado glorioso previo a medirse a Pumas, una escuadra que hace 34 años no conoce la victoria en suelo rojiblanco. Casualidad o no, la historia se repitió y los auriazules se fueron de Jalisco con las manos vacías.

La primer oda al recuerdo chiva llegó por parte de una aficionada de siete décadas: “No recuerdo desde cuando le voy a Chivas, creo que desde que nací. Tengo 70 años y de niña mis papás me llevaban al Parque Oro”, dijo mientras aparecía en las pantallas del inmueble.

Como prueba de que su amor por la rojiblanca no es cosa de tres días, la señora tomó de su pecho una medalla que traía por dije el escudo del Guadalajara, “míralo bien, es de cuando apenas teníamos siete estrellas”, bonito recuerdo de la temporada 64-65.

De la pantalla desapareció aquella señora y el mariachi comenzó a sonar. Pasaron los minutos y el sonido local anunció quién sería el aficionado que reconocerían con el “Galardón Rojiblanco”, fue ahí cuando llegó la segundo “homenaje” a la historia tapatía. Esta vez el condecorado fue Joel González, el autor de los libros “Cien historias inéditas del Rebaño Sagrado”.

Aunque no tuvo oportunidad de ofrecer algunas palabras al recibir su reconocimiento, Joel es la representación viva de quien recuerda la historia de lo que ama. En dos libros ha resumido venturas y desventuras del cuadro tapatío. Su distinción fue, indirectamente, un recurso más del Guadalajara para traer al presente las glorias de antaño.

Durante la semana previa al juego ante Pumas, Chivas colgó en sus redes sociales un video donde hizo recuento de lo que ha ocurrido desde aquel 7 de febrero de 1982, día en que la UNAM triunfó por última vez ante Chivas en calidad de visitante.

Ante aquella provocación los universitarios respondieron con una frase de Oscar Wilde: “El único deber que tenemos con la historia es reescribirla”. Por desgracia para la causa capitalina, los rojiblancos tomaron muy a pecho aquella respuesta y fue precisamente lo que hicieron; reescribieron, una vez más, la historia de paternidad que tienen sobre ellos cuando juegan en Jalisco.