Chivas no sabe llegar a las Liguillas

En los últimos 10 torneos cortos, el Rebaño apenas suma cuatro calificaciones a la Fiesta Grande; además, está a las puertas de su primera Final en 8 años

Chepo de la Torre sabía que era complicada la cancha del TSM.
Chepo de la Torre sabía que era complicada la cancha del TSM. (Aldo Cháirez)

CIUDAD DE MÉXICO

Chivas se salvó del descenso y está a noventa minutos de la Final del Clausura 2015; sin embargo, el Rebaño, a pesar de su palmarés en el futbol mexicano (11 Ligas), en la era corta de torneos, no sabe arribar a las Liguillas.

La primera y única vez que los rojiblancos levantaron la corona en este formato fue en el Apertura 2006, precisamente bajo el mando de José Manuel 'Chepo' de la Torre. El Nemesio Díez vio a Adolfo 'Bofo' Bautista levantar el trofeo sobre Toluca.

A partir de ahí, la debacle del chiverío fue tal que vivió horas de angustia en su lucha por no perder la categoría en época reciente, y ni qué decir de su historial en la Fiesta Grande; Chivas no ha encontrado el modo en los Apertura – Clausura.

Del 2006 a la fecha, el ahora equipo de Jorge Vergara apenas suma 8 Liguillas; es decir, el 44 por ciento de los certámenes que ha disputado.

En ese lapso, el club de Guadalajara se ha quedado tres veces en semifinales –sin contar el torneo actual - (Clausura 2011, Clausura 2007, Apertura 2007) y cuatro veces en cuartos (Apertura 2012, Apertura 2011; Bicentenario 2010, Clausura 2008).

El domingo, en el Omnilife, Chivas tiene una tarea más que pendiente para su fábula en el futbol mexicano, la estrella número 12 la tiene a la mano; sin embargo, Santos, con Pedro Caixinha en el timón, perfila otro partido por el título desde la última aparición del cuadro lagunero.

El club Guerrero, a diferencia del Rebaño, en el mismo periodo, cuenta con dos coronas en 5 finales disputadas (campeón Clausura 2012, finalistas Apertura 2012; finalista Apertura 2010, finalista Bicentenario 2010, campeón Clausura 2008).

En la estadística, Santos está más cerca de alcanzar la definición del Clausura 2015; sin embargo, como reza el cliché, en el futbol nada está escrito.