La mala suerte de Chivas

Pese a tener ventaja en cinco de sus ocho partidos que van de la Liga MX, el equipo de Matías Almeyda no ha podido controlar el juego y acaba cediendo 

Uno de los once titurales de Chivas
Uno de los once titurales de Chivas (Mexsport)

GUADALAJARA, Jalisco

Se dice que el futbol es de momentos, de rachas, garra e incluso de suerte, sin embargo, cuando se tienen los elementos a favor es muy difícil excusarse en factores cabalísticos.

Después de ocho jornadas disputadas, Chivas presenta una marcha de seis empates y dos derrotas sin victorias, se posiciona como la segunda peor ofensiva del Clausura 2016 y ocupa el antepenúltimo lugar de la clasificación.

Con estos datos pareciera que se ha vivido un auténtico caos en cada partido de los rojiblancos, pero en realidad el equipo ha superado futbolísticamente a algunos de sus rivales, solo que inicia el juego con intensidad, pero con el pasar de los minutos esa energía se pierde, aparece la desconcentración y los factores a favor se pierden. Adelantarse en el marcador, superioridad numérica, jugadas a balón parado, al igual que constantes llegadas de gol se esfuman tan rápido del equipo de Matías Almeyda que hasta alcanza el tiempo para extrañarlas en el mismo partido.

FÁCIL ALCANZAR

En cinco de los ocho encuentros  disputados en la campaña (vs. Veracruz, Cruz Azul, Tigres, Chiapas y Tijuana), la escuadra del Pelado se ha puesto adelante en el marcador antes que su rival, pero desatenciones puntuales en defensa han sido el talón de Aquiles de los rojiblancos; falta de comunicación de los porteros con la zaga, una baja temporización y basculación en defensa han sido aprovechadas en su momento por Julio Furch (J-1), Jorge Benítez (J-2), Fernando Fernández (J-3), Pablo Velázquez (J-4) y Mauro Boselli (J-6).

¿SON MÁS O MENOS?

En diversas ocasiones los rojiblancos no solo han tenido ventaja en el electrónico, también en el número de jugadores en el campo.

En la primera fecha del campeonato ante el Veracruz de Carlos Reinoso, Chivas tuvo un jugador de más desde el minuto 23 tras la expulsión de Gabriel Peñalba; en la Jornada 5, Toluca le jugó con 10 elementos al Rebaño Sagrado más de medio tiempo, mientras que el pasado duelo ante Tijuana, Elio Castro vio la tarjeta roja tras provocar un penal a favor del chiverío, el cual fue errado por el capitán y goleador histórico del equipo, Omar Bravo.

El resultado de estos tres duelos fue el mismo: un insípido empate.

CONTRAGOLPES

Las jugadas a balón parado del Deportivo Guadalajara a lo largo del Clausura 2016 han sido un arma de doble filo.

Si bien le ayudaron a los tapatíos ante Tigres para anotar cada uno de sus goles en el duelo que terminó 2-2, en la siguiente fecha ante Morelia, un tiro libre mal cobrado por Raúl López fue el inicio del contraataque puré- pecha que finalizó en la pincelada de gol de Juan Pablo Rodríguez, quien marcó el 2-0 definitivo en el estadio Morelos.

POCO EFECTIVOS

Desde el inicio de torneo fue notorio que pasara lo que pasara en la cancha, la intención de atacar se iba a conservar. En cada uno de los juegos disputados por los rojiblancos, Almeyda ha realizado cambios en su mayoría  de orden ofensivo.

Se han tratado de variaciones con José David Ramírez, Javier Eduardo López, Ángel Zaldívar, Carlos Peña, Michel Vázquez, Antonio Granados e Isaac Brizuelahan sido constantes; solo en un par de ocasiones los movimientos se reflejaron en el marcador.

Nuevamente ante Veracruz en la Jornada 1, el entrenador rojiblan envió al campo a Chofis López, quien provocó el autogol de Alan Zamora.

Por su parte, en la J-3 an el equipo de Ricardo Ferretti, Ángel Zaldívar vino de la banca por Miguel Basulto y produjo un rebote que a la postre fue aprovechado por Carlos Cisneros para empatar duelo en la casa de Chivas.

La ideología que profesa Matías Almeyda ha sido visible en su equipo, al igual que la reducida capacidad de manejar las ventajas que se le presentan a su escuadra partido tras partido.

La suerte es aquello que se produce al juntar la preparación y la oportunidad pero por la ausencia de alguno de estos factores hay que aceptarlo Chivas no ha tenido suerte.