Carlos Salcedo, agradecido con su madre por dejarlo triunfar en el mundo del futbol

Isabel Hernández, mamá de Carlos Salcedo, recordó lo difícil que fue ver partir a su hijo para que cumpliera su sueño en el futbol de Estados Unidos

Carlos Salcedo, agradecido con su madre por dejarlo triunfar en el mundo del futbol
Carlos Salcedo, agradecido con su madre por dejarlo triunfar en el mundo del futbol (Alejandro Acosta)

Guadalajara

A los 13 años se fue de casa. El destino era Estados Unidos para estudiar en una academia de futbol donde están los jóvenes talentos de la MLS.

Carlos Salcedo Hernández dejaba su casa y su madre, Isabel Hernández, se opuso varias veces, pero ella veía una seguridad inaudita en un niño de esa edad, además que el papá Carlos Joel Salcedo también apoyaba el sueño del menor de los dos hijos. Carlos se fue a Estados Unidos, en el camino fichó por Tigres en la Sub 17 y como las oportunidades en la U de Nuevo León son pocas o nulas regresó a MLS y debutó en el Real Salt Lake, pero en diciembre pasado fue comprado por Chivas y en seis meses ha demostrado su valía, al darle una solvencia poco vista a la zaga del Guadalajara.

“Pues quiero darle las gracias por todo el apoyo, tanto a mi papá, como a mi mamá, siempre han sido un apoyo fundamental para mi carrera, siempre han estado ahí en todo momento, agradecerles por hacer mi sueño realidad, mi mamá, lo difícil que fue para ella dejarme ir a Estados Unidos, fue algo que no cualquier mamá hace y le agradezco, pues no es algo que cualquier mamá hace y agradecido con los dos”, dice el central del Rebaño.

Por su parte, Isabel Hernández, señaló que recordar esos años cuando se va a Estados Unidos le traen recuerdos dolorosos, pero que siempre han tratado de apoyarlo al máximo.

“Lo negué varias veces, le dije que no. Que estaba muy chico, que le faltaban las bases, que estaba en su adolescencia, pero su papá y él estaban insistiendo que era lo mejor para que tuviera una preparación integral y bueno, nos la jugamos, cada quien haciendo un papel, él trabajando para lograr su sueño y nosotros apoyándolo”.

Isabel sentenció que lo que más le dolía era que por cuestiones laborales no podían ir a verlo a Estados Unidos, que de menos en las fechas especiales buscaban estar con él, y que ahora se da cuenta que el sacrificio de madre ha valido la pena.

“Jamás te vas a acostumbrar a no ver a un hijo, lo más difícil fue la distancia, cuando se fue no imaginé que sería tan difícil la distancia, saber que por mi trabajo no podía estar tan cerca de él como quisiera y esperábamos el momento oportuno para irlo a visitar y estar lo más cerca posible de él. Siempre estaba fuerte dándole ánimos, siempre le di la fortaleza, le decía que si quería hacer algo diferente en su vida, tendría que hacer algo diferente”.

¿Cuándo debutó en la MLS que sintió?

“Es una sensación, un gozo inexplicable, el ver que todo el esfuerzo valió la pena, saber que estaba ahí, que era un pequeño pasito y desde ahí agradecida con Dios por permitir que Carlos siguiera en su sueño, que aún no termina. Lo imaginaba y lo visualicé siempre, pero no tan rápido, sabía que por su trabajo que ha hecho desde niño lo llevaría a ese lugar, pero no tan pronto”.

SIGUE APEGADO A SUS PADRES

Carlos Salcedo está viviendo un semestre de ensueño, pero dice que la cercanía con sus padres y su hermana mayor Paola le han servido mucho para no perder el piso y seguir trabajando como hasta ahora.

“Pues tanto mis papás y mi hermana siempre han sido muy importantes, por tantas cosas buenas que han pasado, ellos me han dicho que me tengo que mantenerme en el mismo camino, no elevarme, mantener los pies en la tierra, eso es muy importante, tener esa guía a tan corta edad y que vengan cosas buenas, muy agradecido por sus consejos, siempre tomando las cosas buenas de mi madre”.

¿Cuál sería el mejor regalo para el día de las madres?

“Yo creo que la clasificación, el campeonato, en lo individual cosechar cosas con la selección, tanto en la olímpica como en la mayor, que mis padres siempre estén ahí, es importante para mí”.