El descenso de Ángel Reyna

El mediocampista estuvo sobre la mesa del Régimen de Transferencias 2015, Chivas lo puso a disposición, pero nadie ofertó por él; ahora, el Rebaño lo descendió a Tercera

Ángel Reyna salió lesionado del brazo izquierdo
Ángel Reyna no ha tenido una buena actuación con el cuadro tapatío (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

A Ángel Reyna nadie lo quiso, al menos eso se vio en el Régimen de Transferencias del futbol mexicano, edición Apertura 2015. Chivas lo puso a disposición, pero las ofertas jamás llegaron.

Hoy, la directiva lo envió a la filial de Tercera División ya que no entró en planes de los "objetivos grupales".

La salida de Reyna del plantel se daría durante el Draft; sin embargo, el sueldo del mediocampista, trascendió, fue el principal motivo de la negativa de quienes habrían pretendido sus servicios, aunque, sus números y rendimiento, serían un punto fundamental en su contra.

El Clausura 2013 fue su mejor producción en el futbol mexicano; ya con la playera del América, fue campeón de goleo con 13 tantos, aunque no pasó de los cuartos de final, tras la eliminación ante Morelia.

Sin embargo, para el Apertura 2011, con solo dos goles y 640 minutos en diecisiete jornadas, Reyna lanzó una frase que retrata su paso en el balompié nacional: "tenemos un capitán de agua y una defensa de plástico, es lo único que sé", dijo después del 1-3 que le metió Chivas en el Azteca.

El referido en las palabras de Ángel fue Aquivaldo Mosquera, quien en aquel partido tenía la banda de capitán, aunque también, en ese certamen, el director técnico era Aldredo Tena, el 'capitán furia'.

Para el siguiente torneo, el Clausura 2012, Reyna salió de Coapa y llegó a Monterrey, donde disputó la Final contra Santos, pero la perdió en territorio lagunero; mil 200 sesenta minutos totales y cuatro goles, su saldo.

Dos competencias cortas y Pachuca, en el Clausura 2013, le abrió sus puertas; cinco goles, mil 162 minutos; "es un gran jugador y es alguien diferente. Si se dedicara plenamente a jugar futbol, no tengo duda de que sería el mejor jugador. A veces confunde el profesionalismo", dijo en su momento el ex técnico de los Tuzos Gabriel Caballero.

De nueva cuenta, Reyna hizo maleta y embarcó hacia el Puerto, donde regresó al protagonismo en la cancha durante el Apertura 2013: ocho goles en mil 300 once minutos, pero la Liguilla no alcanzó.

Clausura 2014 y el estilo del mediocampista salió, otra vez, a flote: "a fuerza ni los zapatos", apuntó su técnico en el escualo Juan Antonio Luna, después de que trascendió que Reyna solicitó no ser convocado para el primer duelo del certamen ante Chiapas.

El equipaje de Ángel nunca ha encontrado lugar seguro, Veracruz no fue la excepción y Chivas le dio la camiseta número '10' en el Apertura 2014, donde apenas completó 940 minutos, sin gol, sin futbol, sin brillo.

El Clausura 2015, semestre de la lucha por el no descenso en Verde Valle, no desentonó en el trajín del futbolista: un gol, 408 minutos, contando las semifinales ante Santos, posteriormente campeón. A Reyna nadie lo quiso en el Draft 2015 en Cancún, Guadalajara le buscó acomodo y la Tercera División es su destino; incluso, se carrera acabaría en el Hades... Ángel sí descendió.