La "humildad deportiva" de Chivas para revivir

Nada de "magia" o "medicina para el triunfo" para comulgar con el Rebaño, Matías Almeyda apelará a la unión, al menos en su vestidor y con la afición 

Almeyda ante al árbitro el final del primer tiempo
Almeyda ante al árbitro el final del primer tiempo (Mexsport)

Ciudad de México

Matías Almeyda calló miles de bocas en el Azteca con un dos a uno sobre América, triunfo ni fortuito ni gracias a la "magia"; esa, dijo, es igual a "trampa".

"Me llena de orgullo dirigir el plantel; nos pusimos en ventaja, fuimos inteligentes a la hora de saber sufrir, los jugadores entregaron el alma por la gente, por el grupo, a eso le llamo humildad, humildad deportiva, es el camino que tiene que seguir este equipo", apuntó el estratega argentino del chiverío.

"La magia en la vida no existe; de hecho, los magos hacen trampa".

A media semana, Jorge Vergara señaló a Néstor de la Torre, ex director deportivo del Rebaño, quien, a su vez, reveló que el empresario tiene a la mentira como un 'modus vivendi'; sin embargo, Almeyda quiere amalgamar a su grupo fuera de la cúpula rojiblanca.

"Estos tres partidos (dos de Liga y uno de Copa, con tercia de victorias) han mostrado respeto, es súmamente importante por un montón de cosas, nos enfocamos en la parte deportiva".

Omar Bravo reavivó el 'amor' a Chivas en Santa Úrsula, punta de lanza rojiblanca para el tono que planteó Matías en el duelo de Jornada 10.

"Fueron grandes intérpretes de cómo jugar este partido, cómo había que defender y cómo ubicarse; no tengo palabras de agradecimiento".

'El pelado' vivió Clásicos, entiende lo que se juega ante un odiado rival, pero en su primera experiencia en México, con un club cien por ciento tricolor en la cancha, destacó, como reza el dicho, 'como el negrito en el arroz'.

"Es el partido que todos sueñan, que desde chico quieres jugar; son todos diferentes, éste tiene un plus; acá, el único extranjero soy yo, y para la gran mayoría del país es felicidad".

La realidad de Chivas es, aún, la pelea por el no descenso, con el extra de las pugnas de su propietario, aunque el estratega argentino, con su "creo en el trabajo, la unión y tener un grupo que tenga armonía", tratará de sacar a un Rebaño que, al menos en la Ciudad de México, se olvidó de su día a día en el fondo de la tabla del futbol nacional.