Zidane, de emergente a histórico

En año y medio al mando del Real Madrid, 'Zizou' ha conquistado dos Champions, un título de Liga, el Mundial del Clubes y el campeonato de la SúperCopa de la UEFA

Zidane en la final de la Champions
Zidane en la final de la Champions (EFE)

Ciudad de México

La necesidad y la urgencia fueron clave en la llegada del francés Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid. El 4 de enero de 2016, el francés tomó al equipo con un vestidor que respiraba tensión, tras la relación hostil que forjaron con el destituido Rafa Benítez; además de venir a la deriva por haber perdido el clásico español con el Barcelona 0-4. Hoy, el balance del francés está muy por encima de las expectativas, que la afición reclamaba y que Florentino Pérez deseaba.

Aunque el equipo en el inicio de la temporada 2015-2016 estaba clasificado para los octavos de Champions League como líder del grupo A y tercero en la Liga española con 37 puntos, por 41 del Atlético y 39 del Barcelona; Zizou necesitaba reconstruir la grandeza del Real Madrid. Aunque no tenía un estilo de juego definido, el francés confió y aceptó firmar un contrato por dos años y medio.

La afición exigía que su equipo volviera a la senda del triunfo y desconfiaron de la poca experiencia que Zidane tenía como técnico y más aún para un equipo de la división como la del Madrid. Pero las dudas y críticas fueron disipándose poco a poco. El 9 de enero debutó en el Santiago Bernabéu ganando por 5-0 al Deportivo La Coruña.

Aunque recibió su primer golpe en el derbi madrileño tras perder 0-1 frente al Atlético de Madrid, demostró que podía con el cargo al salir victorioso de su primer clásico como entrenador ganando 1-2 al Barcelona en el Camp Nou, llegando a terminar la Liga española como segundo, a 1 punto del eterno rival, el Barcelona.

El galo logró avanzar con éxito el resto de las eliminatorias de la Liga de Campeones y el preludio a su continuidad como técnico merengue llegó el 28 de mayo de 2016. Ante el Atlético de Madrid disputó la final de la Liga de Campeones 2015-2016 obteniendo en tanda de penales la undécima orejona de los merengues y ganando así su primer título como entrenador. Zizou se ganó a pulso el cariño de los aficionados, jugadores y directivos.

Para la temporada 2016-2017, Zinedine Zidane ya con una fabulosa gestión en el vestidor consideró darle una evolución a la pizarra explotando la estrategia en acciones a balón parado y un convencimiento clave: pedirle a Cristiano Ronaldo jugar de 9. Además de convertir el 4-3-3 a un 4-4-2 para añadir un centrocampista que hiciera más vistoso el fútbol.

Zidane, instaló la filosofía de rotaciones masivas con éxito. Nunca un técnico madridista había hecho esta modificación y jamás se había visto a un mayor número de jugadores felices y rindiendo, claro que no faltó algún roce con miembros de su plantilla.

Pese a todo, la fórmula le sirvió al entrenador francés para mantener el pulso desde el inicio en la Liga de España con el Barcelona. Aunque perdió 2-3 el clásico español, resucitó un torneo que le había negado y luchó hasta la última jornada para proclamarse campeón de su país.

En lo que respecta a la Liga de Campeones, las rotaciones permitieron a sus jugadores enfrentar con éxito los 12 compromisos (desde fase de grupos hasta semifinales) y llegar flamantes a la Final de la Champions League, que otro año ante la intensidad y agresividad que metió la Juventus, habría podido tener un guión distinto; sin embargo, el Real Madrid de Zizou demostró con un contundente 1-4 por qué es el monarca de Europa y España.

Zinedine Zidane cierra el curso con la Supercopa de Europa, el Mundial de Clubes, la Liga española y el bicampeonato de Champion, inscribiendo su nombre en las leyendas del club y siendo en tan corto espacio de tiempo el cuarto técnico con más títulos en la historia del Real Madrid.