"Que ésta sea la última imagen de nuestros guerreros": Chapecoense

El equipo brasileño publicó en Twitter un video en el que se ve a los jugadores y equipo técnico festejando su pase a la final de la Copa Sudamericana.

Ciudad de México

Saltando, cantando, alzando los brazos y con francas sonrisas, los jugadores de Chapecoense festejaron en la intimidad de los vestidores su pase a la final de la Copa Sudamericana.

Una semana después de ese sueño cumplido y en medio de la tragedia por el avionazo, el club brasileño pide que la imagen del festejo se la última de "sus guerreros".

TE RECOMENDAMOS: El sueño del Chapecoense que se frustró por avionazo

En su cuenta de Twitter, Chapecoense publicó hoy un video en el que se ve al equipo técnico y jugadores cantando "¡Vamos, vamos, Chape!", acompañado del mensaje: "que ésta sea la última imagen de nuestros guerreros".

Anoche, el avión en el que viajaba gran parte del plantel y la delegación que acudía al partido de ida de la final contra el Atlético Nacional se estrelló cerca de Medellín, donde comenzaría una semana histórica para el club. En el accidente murieron 75 personas y seis sobrevivieron.

Los sobrevivientes son los jugadores Alan Luciano Ruschel, Jakson Ragnar Follmann y Hélio Hermito Zamper Neto, así como el periodista Rafael Valmorbida, y los tripulantes Ximena Suárez, auxiliar de vuelo, y el técnico de la aeronave Erwin Tumiri, quienes fueron trasladados a tres clínicas cercanas a Medellín.

TE RECOMENDAMOS: Los 3 jugadores sobrevivientes del Chapecoense

Las autoridades informaron que murió el portero Marcos Danilo Padilha, quien había sido llevado con vida a un hospital.

Nueve futbolistas del Chapecoense no viajaron a Colombia por decisión técnica y se quedaron en Brasil: Rafael Lima, Nenem, Demerson, Marcelo Boeck, Andrei, Hyoran, Alejandro Martinuccio (argentino), Moisés y Nivaldo.

El Chapecoense vio la luz en 2009, cuando consiguió clasificarse para la cuarta división y ahí comenzó un despegue que, siete años después, le convirtió en la revelación sudamericana y, además, con las cuentas saneadas.