Tottenham vence al Everton y se acerca al Chelsea

Los Spurs recortaron distancia con el líder y se encuentran a siete puntos de la cima

Harry Kane marcó un doblete en el triunfo de los Spurs
Harry Kane marcó un doblete en el triunfo de los Spurs (Reuters)

Londres

 El Tottenham Hotspur, liderado por un gran Harry Kane, autor de un doblete, se impuso este domingo al Everton en White Hart Lane (3-2) y metió presión al Chelsea, líder de la Premier League, con el que acortó su diferencia en la tabla hasta los siete puntos.

El encuentro, visto por muchos en el Reino Unido como el duelo entre dos potenciales candidatos al banquillo del Barcelona -Mauricio Pochettino y Ronald Koeman-, fue plácido para los del norte de Londres hasta el minuto 80, cuando Romelu Lukaku recortó diferencias y metió el miedo en el cuerpo a los 'Spurs'.

El Tottenham sabía de la importancia de llevarse los tres puntos ante un rival que merodea los puestos europeos y al que un triunfo en la capital le hubiera colocado a un paso del Manchester United, sexto clasificado.

A falta de 12 jornadas para que concluya la Premier, los hombres de Pochettino entendían que cualquier opción de pelearle el título al Chelsea pasaba por una victoria hoy: de ganar, la diferencia se reduciría a los 7 puntos, aunque los 'Blues' tienen un partido menos -se desplazan el lunes al este de la ciudad para enfrentarse con el West Ham en su partido de la jornada 27-.

No hizo modificaciones el preparador argentino y salió de inicio con el mismo once que derrotó 4-0 al Stoke City en la última fecha liguera: Lloris -partido número 200 con los 'Spurs'-; Dier, Alderweireld, Vertonghen; Walker, Wanyama, Dembele, Davies; Eriksen, Alli; y Kane.

En el Everton de Koeman, la única novedad fue la presencia del veterano Gareth Barry, de 36 años, en el centro del campo en lugar del prometedor delantero Ademola Lookman. El resto, los mismos 10 que ganaron 2-0 al Sunderland.

Veinte minutos tardaron los de casa en romper la resistencia de los defensivos 'Toffees'. Y fue gracias a una genialidad de Kane, que contó con la inestimable ayuda de Joel

El '10' del Tottenham, "one of our own" ("uno de los nuestros"), como le canta al unísono la grada de White Hart Lane partido sí partido también, recibió de espaldas en la medular, se fue centrando y se hizo hueco hasta tener la portería en el punto de mira, y soltó un disparo lejano que se coló por el palo derecho del guardameta español, que pudo hacer más.

El gol dejó 'tocados' a los de Liverpool, que pudieron haberse ido al descanso con una desventaja todavía mayor si Kane primero y más tarde Wanyama hubieran acertado frente a Joel, dispuesto a desquitarse de su error.

La historia se repitió tras el descanso, y a los 10 minutos, Kane, con su vigésimo sexto gol de la temporada -19 en Premier League-, dobló fácilmente la ventaja de los 'Spurs'.

En la enésima recuperación en la salida de balón de los de Koeman, esta vez fue Dembele, culminando su gran partido, el que robó la redonda, y Alli el que se la puso perfecta para que Kane batiera por entre las piernas a Joel en la salida.

Movió fichas rápidamente el técnico holandés, y dio entrada a Mirallas y a McCarthy por Davies y Barry, en busca del tanto que les metiera de nuevo en el encuentro.

Y fue Lukaku el que dio esperanza al Everton cuando faltaban 10 minutos para el final: el delantero belga, invisible hasta ese momento, aprovechó un resbalón de su compatriota Vertonghen para plantarse solo ante Lloris y batirlo por el palo largo.

Con los visitantes volcados en busca del tanto del empate llegó el que parecía el definitivo 3-1, obra de Dele Alli (m.92), que se adelantó a la defensa tras una falta lateral botada por Harry Wins para tocar ligeramente el balón y acomodarlo en el fondo de la meta de Joel.

Mientras los aficionados locales celebraban el tanto de su joven estrella, un nuevo gol enmudeció White Hart Lane. Esta vez fue el ecuatoriano Enner Valencia (m.93), quien había ingresado poco antes por Gueye, el que desvió una falta para recortar de nuevo ante desespero de Pochettino en la banda.

No hubo tiempo para más en el Lane y el Tottenham se llevó tres puntos de oro que lo colocan en segunda posición de la Premier, a sólo 7 puntos de un Chelsea que el lunes podría dar un paso más en su camino hacia el título si derrota en el Estadio Olímpico de Londres a sus vecinos del West Ham.