San Marino le responde a Thomas Müller tras críticas

Alan Gasperoni, director de comunicación en 'La Serenissima' escribió una carta donde defendía a su selección y cuestionaba el nivel del teutón

Thomas Müller en el juego contra San Marino
Thomas Müller en el juego contra San Marino (AP)

Ciudad de México

El delantero de la selección de Alemania, Thomas Müller criticó a la selección de San Marino tras considerarlo como ‘equipo pequeño’ y que además era un “riesgo innecesario”, según declaraciones que dio en el medio británico Daily Mail. Ante esto, Alan Gasperoni, director de comunicación de la Federación de Futbol de esta nación, le contestó a través de una carta al atacante teutón.

En diez puntos, Gasperoni le mostró a Müller el porqué jugar ante ‘La Serenissima’ no es una pérdida de tiempo, donde ironiza que el artillero no les pudo anotar en el encuentro a pesar de ser un equipo débil.

Aquí la carta completa.

-Sirvió para mostrar que ni siquiera ante equipos tan pobres como el nuestro puedes marcar un gol.

-Sirvió para dejar claro a tus dirigentes (incluso a Beckenbauer y Rummenigge) que el futbol no es propiedad suya sino de todos los que lo aman, entre los cuales -guste o no- estamos incluidos.

-Sirvió para recordar a cientos de periodistas de toda Europa que todavía hay chicos que persiguen sus sueños.

-Sirvió para confirmar que los alemanes nunca cambiarán y que la historia les ha enseñado que el ‘bullying’ no siempre es garantía de victoria.

-Sirvió para mostrar a los 200 chicos de San Marino que juegan al fútbol que sus entrenadores tienen razón cuando les dicen que trabajen duro. tal vez su esfuerzo se verá recompensado con jugar un día contra los campeones del mundo.

-Sirve a su Federación (y también a la nuestra) para recaudar dinero de los derechos de imagen con el que además de pagarte, pueden construir campos de fútbol y escuelas para los niños del país y hacer estadios más seguros. Te voy a contar un secreto: nuestra Federación está construyendo un nuevo campo de fútbol en un remoto pueblo llamado Acquaviva. Se puede construir con seis meses de tu salario, pero lo haremos con los derechos de imagen de 90 minutos de partido. No está mal, ¿verdad?

-Sirvió para que un país que es tan grande como su estadio de Múnich tuviera una buena razón para disputar un partido de futbol.

-Sirvió para que tu amigo Gnabry anotara tres goles en su debut con la selección alemana.

-Sirvió para que algunos sanmarinenses se alegraran un poco al recordar que tenemos un verdadero equipo nacional.

-Sirvió para que te dieras cuenta de que aunque te pongas las botas Adidas más bonitas debajo llevabas igualmente unos calcetines blancos.