La reencarnación del ‘Faraón’

Stephan El Shaarawy se fue de Milan por la puerta de atrás en busca de éxito en el ambicioso proyecto del Mónaco en donde mostró su peor futbol; ahora, en la Roma, ‘Il Faraone’ ha despertado y busca un lugar para la Euro 2016 con Italia

Stephan El Shaarawy, jugador de la Roma
Stephan El Shaarawy, jugador de la Roma (EFE)

Ciudad de México

Luego de ser un ídolo mediático en el inicio de la crisis del Milan tras el cambio generacional, Stephan no pudo mas con la presión que era cargarse el equipo al hombro. La responsabilidad caía sobre él y Mario Balotelli, que a sus 20 y 22 años, respectivamente, aceptaron tomar las riendas de un equipo al que la gente comenzaba a criticar de manera continua luego de no lograr trascender en  la Champions League 2013-2014. 

Al no clasificar al torneo internacional el año siguiente, Milan y El Shaarawy se preocuparían solamente el torneo local, pero las constantes lesiones evitaron la consolidación del italoegipcio como el referente que los ‘rossoneri’ necesitaban. 

Esta situación, acompañada a que El Shaarawy no encajaba en el sistema táctico del nuevo técnico ‘rossonero’, Siniša Mihajlović, forzó su salida en calidad de préstamo rumbo al Principado.

El Shaarawy llegaría junto con otros 9 refuerzos a un proyecto cuya base era la confianza en jóvenes promesas. En Mónaco, ‘El Faraón’ era utilizado como revulsivo en las segundas partes; sin embargo jamás le llenó el ojo al técnico Leonardo Jardim. El Shaarawy ya no disfrutaba del jugar futbol. El extremo dejó de alinear cuando estaba por llegar su partido número 16 en liga, ya que si lo jugaba, Mónaco tendría que pagar su carta. 

Para fortuna del italiano, el mercado invernal llegaría. Mónaco y Milan terminarían con su cesión. Los dirigentes rossoneros no batallaron en encontrarle una novia; la Roma, en busca de un extremo por la salida de Gervinho al futbol chino, levantaría la mano en busca de una nueva cesión por seis meses. 

El Shaarawy jugó los 90 minutos en cuanto su fichaje se concretó y a pesar de no contar con ritmo de juego, marcó y lució ese juego eléctrico que lo caracterizaba en Milan. En seis partidos que el italoegipcio ha jugado con la ‘Loba’,  ha marcado en cinco ocasiones y ha asistido un par de veces más.

 El no cargar con la responsabilidad de sobre llevar el equipo, libera al ‘Faraon’ de toda presión y se le ve disfrutar su tiempo de juego. Ese El Shaarawy atrevido que debutó a los 16 años en la Serie A, regresó.