“Tuvimos una pésima noche”: Óscar Ramírez

El entrenador de la selección costarricense aseguró que el inicio flojo que tuvo su equipo ante México les costó el partido

Óscar Ramírez, entrenador de Costa Rica
Óscar Ramírez, entrenador de Costa Rica (Mexsport)

Ciudad de México

El equipo líder de la Concacaf necesitó apenas de 90 minutos para desmoronarse en la altura que implica la Ciudad de México y el estadio Azteca. Después del 2-0 que el cuadro tricolor le propinó a Costa Rica, el análisis de Óscar Ramírez, entrenador de los ticos, exceptuó el rendimiento del juego; su equipo se había caracterizado por ser un conjunto que tratara de buena manera el balón, que le diera circulación al mismo y que cumpliera con los cánones del bueno juego, por ello la sorpresa del timonel y las justificaciones de por medio.

“Teníamos la expectativa de conseguir un buen resultado, pero un inicio flojo nos pesó. Tratamos de darle profundidad al juego, pero fue complicado. Ellos lo hicieron bien; esto es así. Nos toca concentrarnos en lo que viene, Este resultado implica que ahora vayamos poco a poco. El grupo que tengo es muy maduro, tenemos buen control de juego, pero me parece que hoy nos faltó eso. Vamos a intentar tomarlo como lo que es, se trata de un resultado adverso y nada más. Tuvimos una pésima noche”.

Ramírez señaló la importancia del segundo gol de México, y es que de acuerdo a con lo que él percibió, fue en este punto donde Costa Rica se vino abajo; de acuerdo con el entrenador, sus dirigidos buscaron el empate, hasta el frentazo de Néstor Araujo, que se convirtió en el segundo tanto de la pizarra: “Esto es futbol, esta derrota no nos convierte en los peores, ni mucho menos… El segundo gol fue clave para que consumaran la victoria, porque de alguna forma estábamos tratando de irnos al frente, de descontar y poder empatar el encuentro. No fue así.

Sobre los poco más de 10 mil aficionados costarricenses que se dieron cita en el estadio Azteca, Óscar Ramírez lamentó el resultado que le brindaron a los suyos y dijo entender la frustración que podían sentir: “La derrota me duele mucho, sobre todo por la gente que vino aquí. Entiendo su malestar y soy empática al respecto. Vamos a seguir peleando por estar donde nuestra afición sueña, que es estar en la siguiente Copa del Mundo”.