Selección Sub 15 lleva alegría a Afganistán

Tras ser campeones de la Copa de Asia Central, el equipo afgano fue recibido por cientos de aficionados en Kabul, quienes los siguieron en caravana desde el aeropuerto con banderas

Kabul

Las calles de Kabul recibieron hoy con bocinas y banderas, en una muestra de júbilo inusual en esta ciudad golpeada a menudo por el terrorismo, a la selección afgana Sub 15 de futbol, después de alzarse el sábado con la Copa de Asia Central.

"Me alegra que hoy nuestras calles sean testigos de felices amantes del futbol y de convoyes que celebran el deporte, en vez de bombas y protestas", dijo a Efe eufórico uno de los seguidores, Salim Rahmani, con la bandera afgana ondeando en su mano.

El torneo de la Asociación de Futbol de Asia Central (CAFA) enfrentó entre el 2 y el 8 de julio a Afganistán, Kirguizistán, Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán, la anfitriona del torneo.

Tras dos victorias y una derrota, la selección afgana se enfrentó en la final al "poderoso rival" Uzbekistán, al que derrotó por un ajustado 3-2, explicó a Efe orgulloso el portavoz de la Federación Afgana de Futbol (AFF), Sayed Ali Kazimi.

El equipo llegó hacia el mediodía al aeropuerto internacional de Kabul, donde fue recibido por cientos de seguidores, que acompañaron al autocar de la selección durante los 5 kilómetros que los separaban del complejo de la AFF en decenas de coches con banderas.

Allí, al son de la música, los jugadores bailaron subidos en hombros de sus compañeros, mientras lanzaban al aire entre vítores a un futbolista tras otro.

"Fue una gran experiencia y una dulce victoria", dijo a Efe Haroon, uno de los jugadores, mientras recibía a la prensa como una auténtica estrella.

El entrenador del equipo, Hadi Kazimi, criticó el poco interés de las autoridades afganas hacia el deporte, las cuales evitan incluso pagar el alojamiento diario de los jugadores, que supone menos de medio dólar al día.

"Tememos que se produzca un giro negativo en el deporte", subrayó el entrenador.

Aunque infrecuentes, de vez en cuando este país golpeado por la guerra recibe alguna noticia deportiva positiva, como en 2013, cuando miles de personas celebraron en las calles la victoria de la selección absoluta en el campeonato de futbol del Sur de Asia.