Tras quedarse sin NFL, San Diego podría tener MLS

Luego de perder a los Cargadores, un grupo de inversionistas anunció sus planes de integrar -próximamente- una franquicia de futbol en esta ciudad

Afición de los Cargadores durante el último partido del equipo en San Diego
Afición de los Cargadores durante el último partido del equipo en San Diego (AP)

San Diego, California

San Diego se ha quedado sin equipo de la NFL, tras la mudanza de los Chargers a Los Ángeles. El lunes, un grupo de inversionistas privados anunció sus planes para que la ciudad cuente con un club de la MLS.

Y el grupo anunció que prevé construir un estadio, justo donde se ubica la casa abandonada por los Chargers.

El estadio para unos 30.000 espectadores podría ser compartido con el equipo de fútbol americano universitario de San Diego State. Y el terreno de 67 hectáreas (166 acres) donde está ahora el Qualcomm Stadium podría albergar un complejo de instalaciones deportivas, según los planes del grupo FS Investors.

Dichos planes reservarían una superficie para edificar un estadio más grande, en caso de que la NFL decida volver a San Diego.

"Había muchas personas decepcionadas con eso (la mudanza de los Chargers), y es comprensible", destacó Nick Stone, socio del grupo de inversionistas, que construiría el estadio y sería dueño de la franquicia de la MLS. "Pero pensamos que éste es un momento realmente interesante para analizar la oportunidad de traer fútbol a San Diego. Es un mercado evidente para ello. Podemos traer el deporte más popular del mundo y el que más rápido crece en Estados Unidos. Se cerró una puerta pero se abrió otra muy buena".

El 12 de enero, los Chargers anunciaron que jugarían la próxima temporada en el área metropolitana de Los Ángeles, tras permanecer 56 años en San Diego.

El grupo de Stone incluye a Peter Seidler, inversionista principal de los Padres en el béisbol, así como al expresidente de la empresa Qualcomm Steve Altman. Los inversionistas tienen los derechos exclusivos de negociación con la MLS.

Se espera que la liga anuncie en el último trimestre de 2017 a qué ciudades se expandirá.

De acuerdo con el grupo de inversionistas, no se requerirá dinero de los contribuyentes para sacar adelante su plan, que incluye comprar el terreno que ocupa actualmente el Qualcomm.