“La pretemporada me mataba”: Ronaldo

El legendario atacante brasileño visitó el Azteca y este martes será investido en el Salón de la Fama de Pachuca; se declaró feliz por la distinción y recordó su etapa de futbolista

Ronaldo en el Estadio Azteca
Ronaldo en el Estadio Azteca (Iván López )

Ciudad de México

Con una sonrisa del tamaño de su legado, Ronaldo apareció por la escalinata del estadio Azteca y pisó la cancha, “me faltó jugar aquí”, dijo el bicampeón del mundo con Brasil (1994 y 2002) y que será eternizado en el Salón de la Fama de Pachuca con su investidura de este martes.

“Estoy encantado de recibir este premio muy importante, yo sé lo que representa el Salón de la Fama en México; seré, incluso, el más joven en recibirlo, porque dejé el futbol hace cinco años y solo después de cinco años de retirado puedes recibir el reconocimiento; vine por eso. Me alegro de estar al lado de tanta gente importante que hizo del futbol esta pasión que está por todo el mundo”, dijo Ronaldo, también ganador del Balón de Plata y la Bota de Oro en 2002 por sus goles mundialistas. Por esos logros con su selección y otros con clubes como Barcelona o Real Madrid, Inter de Milán o Milán, Ronaldo recordó a los asistentes al evento Nike Total Football Training en el Azteca lo que se necesita para descatar en el futbol.

“La dedicación al futbol para ser un profesional tiene que ser al cien por ciento; a mí y a mi generación, sobre todo, nos pasó que… fue raro, cuando empecé, en el 93, entrenábamos muy mal, se entrenaba en el colectivo, me hacían correr largas distancias con Cafú, que podía correr un maratón. Esto fue mejorando con el tiempo y la preparación física también. Empezamos a entrenar y explotar individualmente el talento y la capacidad física de cada atleta. A mí siempre me vino bien la velocidad”.

 ¿En tu etapa de futbolista, cuál era la diferencia entre el entrenamiento en Brasil y Europa?

“La intensidad era completamente distinta, ahora es menos porque está más globalizada la manera en que se entrena. En Brasil se entrenaba dos horas y en Europa con una hora se acaba el entrenamiento, pero con una intensidad muy grande y muy fuerte, el resultado era mejor, porque entrenabas a la intensidad que ibas a jugar”.

En el mismo tono fresco, directo y sin perder la sonrisa, Ronaldo habló de lo que se le difi cultaba cuando era futbolista: “¡Yo sufrí cada año de mi carrera en las pretemporadas! Me mataban, en las vacaciones ya estaba sufriendo lo que sería la pretemporada el Test de Cooper (12 minutos de resistencia al máximo)”.

Y siempre era el último, pero en cambio el los test de velocidad era el primero y me encantaba entrenar la velocidad”.

Ronaldo recordó, además, cuando ayudado por Claudio Gaudino, preparador del Inter de Milán, realizaba mejoras a sus técnicas de velocidad. Eran tiempos en que jugaba en el Calcio (1997-2002); describió a Gaudino como “un señor fantástico”, con quien trabajaba por las tardes lo que los velocistas.

El Fenómeno también mencionó a los entrenadores que lo marcaron: “Para mí el mejor es Zagallo, pero no puedo dejar de mencionar a Luiz Felipe Scolari, que me llevó al Mundial del 2002, incluso cuando no tenía ritmo de estar jugando ni ser llamado, pero me tuvo confianza y al final le devolví el favor. Sabía cómo conquistar a los jugadores, lo mismo que Vicente del Bosque, a quien tuve en el Real Madrid” De lo que le pudo faltar por ganar, valoró que “seguramente me faltaron cosas, porque el mundo del futbol es un universo maravilloso, pero estoy muy contento y feliz por todo lo que he logrado en mi carrera y todo lo que ha hecho ha sido por el amor al futbol; ojalá hubiera tenido más tiempo para hacer más cosas y menos lesiones que al final me impidieron disfrutar más del futbol”.

 En el evento, donde había visitantes de Chile, Brasil, Surcorea, Colombia, entre otros países, no podía faltar la pregunta sobre la suerte que corre Argentina, que ahora mismo no alcanzaría boleto a la Copa del Mundo de Rusia: “No me imagino un Mundial sin Argentina, va a lograr la califi cación; hace dos meses Brasil estaba peor que Argentina y ahora estamos bastante mejor, tienen que apurarse, pero tampoco desesperarse” y anticipó que el próximo juego entre estas selecciones en la eliminatoria sudamericana “será duro”.