Equipo argentino amplía áreas para lograr más penales

Aparentemente, romper las reglas tiene premio en el futbol argentino y así lo retrató el Riestra de Tercera ante Comunicaciones.

Riestra jugará ante Comunicaciones
Riestra jugará ante Comunicaciones (@prensariestra)

BUENOS AIRES, Argentina

Deportivo Riestra, un equipo de la tercera categoría que protagonizó varios hechos bochornosos durante un partido decisivo para ascender a la segunda división, eludió una dura sanción prevista en el reglamento de la Asociación del Futbol Argentino (AFA) y podrá definir su futuro deportivo en la cancha.

En su estadio, Riestra superaba 2-1 a Comunicaciones el último domingo en la revancha de la final para ascender a la Segunda División. A falta de cinco minutos para el final, con el equipo visitante a tiro de marcar un gol que podía igualar la serie, el jugador local Leandro Freyre --quien no figuraba entre los convocados al partido-- ingresó al campo de juego y provocó a los rivales, lo cual generó un tumulto. En su ardid, le siguieron dirigentes e hinchas locales. Ante esta invasión generalizada, el árbitro Paulo Vigliano suspendió el partido.

Riestra también fue acusado por jugadores y directivos de Comunicaciones de ensanchar las líneas del área, violando las medidas reglamentarias.

El tribunal de disciplina resolvió el martes que se jueguen los cinco minutos de tiempo adicional que había marcado el árbitro antes de los incidentes. El partido se completará el jueves en un estadio neutral y a puertas cerradas.

Comunicaciones había reclamado que volvieran a jugarse los 90 minutos o que se le diera por ganada la final, amparándose en un artículo del reglamento que castiga a los equipos que incurren en la invasión del campo de juego como Riestra.

No estaba claro si Comunicaciones se presentaría el jueves a disputar los cinco minutos restantes de partido en rechazo al fallo.

A Riestra, no obstante, se le descontarán 20 puntos y no podrá jugar en su estadio la próxima temporada. También se le aplicó una multa económica equivalente a 300 entradas por el plazo de diez fechas, una cifra que a valor actual ronda los dos millones de pesos (113 mil 600 dólares).

Queda pendiente el castigo contra el jugador Freyre.