Encabeza el futbol al deporte en drama de refugiados

El balompié ha comandado la ola de ayuda para quienes huyen de algunas zonas de conflicto, principalmente de Siria

Berlín, Alemania

A veces criticado por ignorar los problemas sociales, el deporte está respondiendo a la crisis de los refugiados en Europa con promesas de ayuda financiera. Y el futbol, el deporte más popular, lidera la reacción.

Clubes, aficionados y asociaciones de balompié, tanto profesional como amateur, están llevando a cabo numerosas iniciativas para ayudar a los inmigrantes que llegan a Europa huyendo, principalmente, de la guerra en Siria.

El Real Madrid, uno de los escudos más universales del deporte, anunció que donará un millón de euros (1,1 millones de dólares) para los refugiados que sean acogidos por España.

El Bayern Múnich organizará un campo de entrenamiento para los refugiados y dará otro millón de euros para proyectos destinados a quienes solicitan asilo. El campeón alemán encontró réplica en su país, donde las ideas de hinchas y clubes no dejan de sucederse.

El St. Pauli, de la segunda división teutona, invitó a mil refugiados a un partido amistoso ante el Borussia Dortmund bajo el eslogan "Refugees Welcome". Varios niños refugiados acompañaron a los futbolistas hasta el césped.


"Se me pone la piel de gallina al ver el modo en que Alemania da la bienvenida a los refugiados", señaló el defensor del Dortmund Neven Subotic, cuya familia abandonó Serbia en 1990 para instalarse en Alemania.

"Todo esto tiene por supuesto una dimensión simbólica, es algo que no se puede negar", analiza el respaldo a los refugiados el científico deportivo Jürgen Mittag, de la Universidad del Deporte de Colonia.

En Inglaterra surgió, por su parte, el movimiento aficionado "Refugees Welcome" y la cuenta de Twitter @RefugeesEFL calificó al sábado 12 de septiembre como el "día de la solidaridad", pidiendo a los 92 equipos de las cuatro principales Ligas de Inglaterra que manden un mensaje al gobierno británico.

Los hinchas del Aston Villa fueron de los primeros en adherirse a ese proyecto y se comprometieron a desplegar una gran pancarta con el lema "Refugees Welcome".

No obstante, el apoyo sigue proviniendo en su mayoría del futbol base inglés, a pesar de que la Premier League tiene dinero de sobra después del acuerdo por 5 mil 140 millones de libras (5 mil 750 millones de dólares) alcanzado entre los clubes y las televisiones. En total, los equipos de la Premier gastaron 870 millones de libras en fichajes durante la pretemporada.

La Asociación Europea de Clubes (ECA) espera recaudar hasta tres millones de euros para actividades de caridad. La organización, que agrupa a los principales equipos del continente, aseguró que cada entidad donará un euro por entrada durante las primeras jornadas de la Champions y la Europa League.

"El futbol también tiene responsabilidad", señaló el presidente de la ECA, el ex futbolista alemán Karl-Heinz Rummenigge.


En Italia, la Roma llamó a la comunidad del futbol internacional a que se una en una campaña conjunta para ayudar en el drama de los refugiados. Con su programa "Football Cares" buscará la recaudación de fondos para el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Cruz Roja, Save The Children y el Comité Internacional de Rescate.

"El futbol demostró una vez más su verdadero don, su habilidad para unir a todos para una causa humana", señaló la ex futbolista Mia Hamm, portavoz de la Roma para la iniciativa.

Aunque el futbol fue el deporte que estuvo en la primera línea de ayuda, otras modalidades también están siendo activas. El Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que donará dos millones de dólares para proyectos destinados a los refugiados.

Sin embargo, teniendo en cuenta que el COI distribuye diariamente 3,25 millones de dólares entre atletas y organizaciones deportivas de todo el mundo, la suma parece algo pequeña.

El científico alemán Mittag prefiere no hacer juicios sobre las donaciones. Al fin y al cabo, el dinero prometido por el deporte ayudará a los refugiados. "Ahora le corresponde a cada uno pensar si se podría hacer más".