Real Madrid sufre para coronarse en el Mundial de Clubes

En un partido que tuvo que definirse en tiempos extras, Cristiano Ronaldo anotó tres goles para dejar en la lona a un Kashima que dio pelea y que por momentos llevó la ventaja en el marcador

Ciudad de México

Un triplete de Cristiano Ronaldo decidió en la prórroga la final del Mundial de Clubes, tras el empate a dos en el tiempo reglamentario entre el Real Madrid y el Kashima japonés en el Estadio Internacional de Yokohama (4-2).

El Real Madrid conquistó su segundo Mundial de Clubes en los tres últimos años ante la gran sorpresa del torneo, un Kashima que mostró el crecimiento del futbol japonés remontando con doblete de Shibasaki un tanto tempranero de Karim Benzema y poniendo por momentos en dificultades al equipo de Zinedine Zidane.



Aunque los japoneses comenzaron bien plantados y con las líneas muy juntas, el gol llegó con el primer tiro a puerta del Madrid.

Modric controló un rechace en el área grande y su disparo lo repelió Sogahata a los pies de un Benzema que solo tuvo que empujar a la red, en el minuto 9. El tanto no amilanó al Kashima, que alentado por su incansable hinchada, reforzó la presión.

Eso permitió a los blancos tener más parcelas libres en las transiciones, con lo que los nipones vivieron situaciones de peligro, sobre todo cada vez que Modric o Cristiano eran partícipes.

Pero los "ciervos" le aguantaron el tú a tú al Madrid y al filo del descanso Doi mandó un balón al área que recogió Shibasaki para cruzar con mucha sangre fría ante Keylor Navas.

La sorpresa no terminó ahí, ya que con el segundo tramo recién arrancado el mismo Shibasaki volvió a encontrar otro balón al borde del área y logró hacerse hueco para pegarle con la zurda y batir a un Keylor que se comió el bote.

El Madrid apretó entonces los dientes y encontró pronto recompensa cuando el colegiado vio un penalti de Shuto sobre Lucas Vázquez que transformó Cristiano con potencia, raso y a la derecha del meta japonés.


Los blancos se estiraron más y dispusieron de más ocasiones, la más clara de Benzema, que controló con exquisitez en el área chica y forzó la mejor estirada de la noche de Sogahata tras volear desde muy cerca.

El guardameta nipón volvería a salvar poco después los muebles cuando Cristiano lo intentó tras recibir un pase de Benzema.

Pero ni con esas se agazapó el Kashima, que probó suerte con un disparo de Fabricio que exigió al mejor Keylor, quien también solventó un peligrosísimo mano a mano que Mu tuvo poco después.

Al Madrid se le paró el corazón de nuevo cuando el colegiado se llevó la mano al bolsillo tras ver una fea falta de Ramos. Sin embargo, Sikazwe le perdonó finalmente la segunda amarilla al capitán blanco.

A continuación Endo tuvo en sus botas el Mundialito cuando se encontró un balón en el área chica, pero su disparo se marchó arriba y así se llegó a la prórroga.

En el tiempo extra Cristiano acabó con el sueño del Kashima tras cruzar ante el portero el enésimo envío en profundidad de Benzema.

Ni aún así hincaron la rodilla los japoneses, que mandaron un cabezazo al larguero por mediación de Suzuki poco antes de que CR7 los devolviera de nuevo a la realidad anotando el cuarto tras fusilar desde cerca a Sogahata.

El hat-trick del Balón de Oro 2016 echó por tierra el esfuerzo del Kashima y el sueño de su afición (que no calló ni un segundo) y acabó dándole al Madrid -que aún dispondría de un par de ocasiones más para ampliar la brecha antes del pitido final- su segundo Mundialito.