El racismo no es problema en Rusia

Vitaly Mutkom, ministro del deporte en Rusia, aseguró que su país no se vive un problema de racismo, por lo que no hay de qué preocuparse para la Copa del Mundo en cuatro años

Aficionados del CSKA enfrentándose a la policía
Aficionados del CSKA enfrentándose a la policía (AFP )

MOSCÚ, Rusia

Los diferentes actos de racismo por parte de aficionados del CSKA y en el futbol ruso han causado inquietud de cara a la Copa del Mundo del 2018.

El ministro de deportes de dicha identidad, Vitaly Mutko, ha declarado que el futbol de su país no tiene problemas de racismo, y también recordó que es una liga donde militan jugadores de piel oscura procedentes de África y Asia.

También se le cuestionó sobre los distintos comentario de futbolistas que han manifestado su miedo de jugar en el país euro-asiático, donde respondió: "No sé qué hay que temer aquí. Diría que este es un problema a nivel mundial".

Dejó claro que este problema no sólo le compete a Rusia, sino a todo el mundo, donde se ha visto esta clase de comentarios o acciones en diferentes estadios, como los vividos en España en la recta final del torneo 2013-2014.

"Sucede en cualquier estadio en el mundo, como todos lo sabemos. Pasa en todos lados, porque desafortunadamente el mundo hoy en día es así", agregó.