Guardiola y Mourinho, el morbo del derbi de Manchester

Los técnicos son el ingrediente principal del derbi que se disputará este fin de semana en Manchester 

Pep y Mou
Pep y Mou (Reuters )

MANCHESTER, Inglaterra

Desde hace un par de meses, la tranquilidad de Manchester, una urbe de poco más de 500.000 habitantes, se ha visto alterada por la llegada de Pep Guardiola y José Mourinho a los banquillos de City y United, respectivamente.

Esta ciudad norteña, conocida por su poco acogedor clima y por su excelso gusto musical -cuna de míticos grupos como The Smiths, The Stone Roses u Oasis-, ha pasado, de la noche a la mañana, a convertirse en el epicentro del balompié mundial.

El histórico Manchester United, venido a menos en los últimos años, y el pujante Manchester City, apoyado por los petrodólares emiratíes, han recibido este verano a dos de los entrenadores más mediáticos y con más renombre del panorama futbolístico actual.

Después de sus giras veraniegas, donde tenían apalabrado un encuentro amistoso que finalmente no se disputó por las malas condiciones del terreno de juego del Estadio Nacional de Pekín (China), los macroproyectos de rojos y azules echaron a andar el pasado 13 de agosto con el arranque de la Premier League.

Tres jornadas más tarde, con ambos equipos con pleno de victorias -el City es primero y el United tercero, los dos 9 puntos-, llega el esperado derbi de Manchester, en el que Guardiola y Mourinho se verán por primera vez las caras en Inglaterra.

El escenario, inmejorable: el estadio de Old Trafford será el encargado de acoger este sábado el primer derbi de la ciudad del curso (12:30 hora local; 11:30 GMT).

Además de los aficionados de ambos conjuntos, seguidores del futbol en general, y periodistas, también gente a la que le es indiferente el deporte de la redonda está expectante de ver cómo será el primer enfrentamiento entre Pep y 'Mou' desde el año 2013.

Con sus respectivos equipos casi a pleno rendimiento, United y City pugnarán por ver quién se lleva el primero de los asaltos en su largo camino hacia el título.

El técnico portugués y su colega catalán trabajaron juntos en el año 1996, cuando uno era ayudante del inglés Sir Bobby Robson en la

Ciudad Condal y el otro lideraba el conjunto azulgrana con el brazalete de capitán.

Mucho más tarde, con ambos ya dando instrucciones más allá de la línea de cal, la rivalidad se fue acrecentando. Los encontronazos, empujones, discusiones y hasta insultos se repitieron prácticamente cada año, con Pep como entrenador del Barcelona y Mourinho haciendo lo propio primero con el Chelsea y luego con el Inter de Milán y el Real Madrid.

Su último cruce sobre un campo de fútbol fue en 2013, en la Supercopa de Europa, cuando el portugués arrancaba su segundo periplo en los 'Blues' y el español iniciaba su andadura como entrenador del Bayern Múnich.

Esta rivalidad se acrecentó considerablemente de forma hasta casi circense en el año 2011, con la disputa de cuatro 'clásicos' entre Real Madrid y Barcelona en sólo 18 días.

Ahora, tres años más tarde de su último enfrentamiento, no sólo coinciden en la misma competición, sino que comparten ciudad:

Mourinho en la parte roja de Manchester y Guardiola en la azul.

Pep, al igual que hizo Mourinho en su presentación, rehusó que el foco de atención en la temporada vaya a estar en el enfrentamiento entre ambos, aunque es innegable que gran parte del interés del derbi recae en el cara a cara de estos dos mediáticos entrenadores.